Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Vitivinicultura argentina: algunos datos de interés

Se sabe que la Argentina es un país productor  y consumidor de vinos por excelencia. En el presente escrito, les proponemos reconocer algunos datos estadísticos que ayudarán a entender el fuerte arraigo cultural que tiene la mencionada bebida en la sociedad argentina.

El país ocupa a nivel mundial el 8° lugar en el ranking de elaboración de vinos con 11.778 miles de hectolitros. Mientras que en cuanto al consumo per capita anual, se ubica a nivel mundial en el puesto número once, con 25 litros anuales.

Entre las uvas tintas, el cepaje más cultivado y el característico del país es el Malbec. Este vino ocupó en 2012 el primer lugar en volumen exportado de varietales con el 43 % del total del país.

Entre las uvas blancas, la insignia es el Torrontés, cepaje que se cultiva en la Argentina por medio de tres variedades: mendocino, sanjuanino y riojano. El Torrontés de variedad riojana, es el más importante ya que proviene de una uva criolla originada en América con un alto valor enológico y por supuesto, comercial. Es el segundo vino blanco más importante producido en la argentina para su exportación.

En el año 2010,  la vitivinicultura contribuyó en casi 14 mil millones de pesos al valor del Producto Bruto Interno de la República Argentina. De igual forma,  las ventas al mercado interno también fueron importantes y alcanzaron  9,7 millones de litros cuyo equivalente en pesos es de 9 mil millones. Esto es una clara demostración del crecimiento y el impacto económico que ha ido teniendo esta rama productiva tanto al interior como al exterior de la nación.

Al mismo tiempo, vale destacar que la vitivinicultura cumple un rol significativo en las economías regionales de Catamarca, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta y San Juan, en donde la producción de uva para vino y jugo de uva representó casi 3.700 millones de pesos.

Mendoza y San Juan son seguramente los dos polos productivos más importantes de Argentina. La provincia de Mendoza le aporta al producto bruto interno nacional el 66% de lo producido en materia vitivinícola, mientras que San Juan el 28%. Las demás regiones se reparten sólo el %6 restante.

En Argentina hay unas 221  mil hectáreas son destinadas a la producción de uvas y se sitúan en la franja oeste del país, que abarca las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, Neuquén y Río Negro. Entre todas estas regiones, se producen los más finos vinos argentinos destinados no sólo al consumo interno sino a la exportación.