Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Vinos Blancos de La Rioja. En Busca de la Perfección

vinos blancos de la rioja

Los Vinos Blancos de La Rioja

La Rioja es reconocida en todo el mundo debido a que sus comunidades producen de los mejores vinos de España. Y gracias a su geografía, suelos y climas se obtiene una exclusiva variedad de vinos de características únicas mayormente tintos, y en menor proporción, blancos y rosados. Con el afán de incrementar la calidad y cantidad de los vinos de variedad blanca, las autoridades agropecuarias pertinentes permitieron sumar nuevas variedades de esta vid, dentro del marco de la D.O.C. La Rioja.

Entre las variedades blancas contempladas como tradicionales por los años 30, se encontraban la Garbacha blanca, la Viura (sinonimia de Macabeo) y la Malvasía. Desde 2009 hasta hoy, se habilitó a los productores a cultivar variedades autóctonas como Tempranillo blanco, Maturana blanca y Turrunés, junto a las exóticas Sauvignon blanc, Chardonnay y Verdejo.

Los enólogos expertos sostienen que estas nuevas opciones solo enriquecerán y magnificaran el potencial del vino. Defendiendo ambas variedades: las tradicionales del lugar y las foráneas, remarcando que el secreto está en saber en que terrenos y época del año, conviene producir cada una de ellas, siempre persiguiendo un resultado de características organolépticas superiores.

Si no quiere perderse de esta evolución e innovación vitivinícola, puede aprovechar como buen amante del vino, a recorrer la ruta enoturística de La Rioja. En solo dos días comenzando por una noche en Logroño, alojándose en algún cálido hotel o casa rural, pasando siempre por Briones y sin dudarlo por Labastida. Disfrutando de museos, de catas y de las visitas por los más conocidos viñedos riojanos, por supuesto, dándose mayor atención a los cultivos de las variedades de vides blancas.

En La Rioja española puede ser testigo de los procesos de elaboración del vino, catar las nuevas e impactantes variedades blancas aportando su opinión al este proyecto que tiene por objeto culmine producir el más increíble e indescriptible de los vinos blancos.