Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Vino pensado desde lo natural: Aborigen

Ha pasado mucho tiempo desde que el vino está inmerso en las distintas culturas y su elaboración ha evolucionado. En la actualidad existen diversos métodos para producir vinos, hay algunos que son más tradicionales y otros más innovadores.

De esta manera encontramos vinos elaborados de las formas más diversas. Pero más allá de esta evolución y los métodos modernos aplicados a la producción de vino hay quienes optan por la tradición y la experimentación.

 

Vino pensado desde lo natural: Aborigen

Este es el caso de Hugo D´ Acosta con su bodega Aborigen, un enólogo mexicano que decidió reinventar la concepción del vino, contemplando no sólo su elaboración sino también su contexto.

Hugo junto a su mujer Gloria emprendieron el proyecto inspirados en un viaje que realizaron por el sur de Australia. Los dueños de Aborigen buscan reencontrar la antigua tradición que significa la elaboración de vino con sus orígenes.

Para el enólogo D´Acosta, Aborigen es la reconexión del hombre con su entorno, es como lo dice el significado de la palabra, el hombre que viene de la tierra. En otras palabras, el hombre que reconoce y se compromete con su entorno.

D´ Acosta busca experimentar en las distintas regiones, con el fin de encontrar la identidad de cada lugar. De esta manera, la bodega se embarcó en distintos proyectos.

El primer proyecto de Aborigen fue Ácrata, cuyo fin era recuperar la escala humana del vino, reconociendo su elaboración como un oficio. Para este proyecto se trabajó con variedades de cepas tradicionales. Cepas que fueron muy cultivadas en las décadas del 40, 50 y 60´s, tales como Grenache, Misión, Palomino, Zinfandel, Carignan y Tempranillo. Las cepas nombradas constituyeron en una época la representación de los vinos producidos en Baja California.

El proyecto Ácrata dió origen a los siguientes vinos: Portada, base Carignan con Granache. Tinta del Valle, cepa Granache. Tacha, uvas varias. Origen, cepa Misión.

El segundo proyecto que la bodega abordó se denominó Ensayo, en esta oportunidad la modalidad de elaboración fue más estricta. Se experimentó con cepas bien definidas con el fin de obtener un registro enológico de la reacción de las cepas según los suelos.

Este proyecto dió lugar a vinos elaborados con las cepas Grenache, Carignan, Zinfandel y Petit Syrah. Todas producciones provenientes de suelos con características muy diversas.

El tercer proyecto de la bodega se llamó Cinco Estrellas, su nombre se debe a que los vinos producidos en el proyecto fueron el producto de 5 variedades de uva. Las variedades de cepas Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlot, Grenache y Cinsault que fueron cultivadas en una parcela única.

A otro de sus proyectos lo llamaron Proyectos Diádoros, así como el significado de la palabra, se trata de producciones en conjunto con otros enólogos. Así crearon una gran producción de vinos, a partir de la combinación de cepas distintas que juntas se equilibran.

Por último, debemos nombrar el proyecto Clandestino, en el que se buscó experimentar con mezclas libres de cepas como en la primera etapa de Aborigen, aunque sin necesariamente buscar rescatar las cepas tradicionales.
Quedan invitados a degustar los vinos de esta bodega de Baja California, asimismo, pueden visitar su página web para conocer más sobre sus producciones.