Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Una antigua tradición italiana: Visciolato

Sabemos que Italia es uno de los países de gran tradición vitivinícola, semilla que plantaron los griegos a su paso por la región. No sólo es uno de los países de gran producción de vino a nivel industrial, sino que también posee elaboraciones tradicionales que su gente aún produce en el calor de su hogar.

Este es el caso de los vinos de frutas rojas, que pueden conseguirse al recorrer los pueblos del país y en ferias relativas al vino. Este tipo de vino casi no se produce comercialmente por grandes bodegas.

Uno de los vinos elaborados con frutas rojas es el vino de cerezas, comúnmente llamado “visciolato”, vocablo de lengua italiana que significa guindado. También se lo denomina visner o simplemente vino de cereza agria.
El Visciolato es un vino que se elabora tradicionalmente desde tiempos remotos. Este vino se elabora a base de guindas, precisamente un cerezo silvestre denominado Prunus Cerasus.

Existen dos maneras de elaborar el visciolato, una es utilizando un porcentaje de vino producido en un año anterior, la otra es preparando todo el vino con los frutos nuevos, sin mezclas.

En el primer caso, se secan las guindas al sol, luego de esto se muelen y finalmente, se mezclan con vino producido anteriormente. Por último, el visciolato pasa por un proceso de fermentación cuyo tiempo varía según el sabor que se busque. La segunda manera de hacer este vino es tomando un vino tinto, agregarle jugo de cerezas agrias y, por último, se lo deja fermentar.

El visciolato suele brindarse a quienes visitan un hogar, a modo de presente, una tradición muy común en las zonas de Italia donde este vino aún se produce.

En Guatemala un grupo de jóvenes de San Juan Comalapa, se han embarcado en un proyecto para la elaboración de vino de cereza. Estos jóvenes emprendedores han logrado la asociación de una empresa italiana para producir cerezas silvestres que tienen como finalidad la producción de visciolato.

Este proyecto comenzó en el año 2008 y la empresa en cuestión es Visciole. El personal de la misma colaboró en instruir a los jóvenes en la elaboración del vino. El vino salió al mercado con el nombre de Maqxajan, vocablo kaqchikel que significa pecado.

El Maqxajan recibió las mejores críticas en su salida al mercado, luego de un año de fermentación del vino visciole y el jugo de las cerezas, consiguieron un vino de color rojo intenso caracterizado por un sabor agridulce. Su graduación alcohólica es de 13,9 ° y es envasado de manera artesanal.

El proyecto de elaborar vino de cerezas en Guatemala es más que interesante, porque logra reactivar la economía de la zona, ya que se realizaron convenios con vecinos que poseen extensas plantaciones del fruto que prácticamente no generaban ingresos.

El visciolato se puede beber como un licor o utilizar para la elaboración de distintos tipos de postres dulces como bizcochuelos, tortas y demás recetas de repostería.

Si les gusta elaborar bebidas caseras, conseguir cerezas agrias y la receta del vino guindado, es una buena opción para entretenerse el próximo fin de semana.