Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Té de uva: “vino caliente”

Entre las distintas bebidas que acompañan las estaciones del otoño y del invierno, existe una muy usual en los países europeos donde el frío azota de manera imponente durante las épocas frías del año.

Se trata del té rojo de uva fermentada más conocida como vino caliente y como Vin Chaud en Francia. Este vino caliente es toda una tradición que se encuentra en puestos callejeros de países europeos.

El vino caliente nos habla de una tradición romana que practicaban los soldados del imperio durante el invierno, este té de vino tinto era utilizado como una bebida fortificante y relajante que los acompañaba al final de cada día de batalla.

El Vin Chaud se puede elaborar con todo tipo de vino tinto, y en el caso de elegir un vino dulce no se debe agregar azúcar para endulzarlo.

 

Elaboración del vino caliente

Para elaborar el vino caliente van a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 1 botella de vino tinto
  • 3 Clavos de olor
  • 3 Ramas de Canela en rama
  • Raíz de jengibre picada 1 cuchara tamaño café
  • Cáscara de limón rayada 1 cuchara tamaño café
  • Miel a gusto

El vino elegido para elaborar el vino caliente debe estar entre los vinos tintos jóvenes y frutados, asimismo, pueden ser vinos dulces como el mosto.

Una vez que tengan a mano todos los ingredientes para preparar su vino caliente deben comenzar por verter el contenido de la botella de vino en una cazuela. Seguidamente deben colocar los clavos de olor, la cáscara de limón, la miel, la canela en rama y la raíz de jengibre previamente picada o rayada.

Luego, llevar la cazuela a fuego mínimo y dejar que la preparación se mezcle con suaves movimientos circulares. Esta mezcla debe permanecer en el fuego hasta el punto de hervor, no más tiempo y es muy importante que no llegue a hervir ya que en el estado de ebullición el vino pierde la esencia de su sabor.

Una vez alcanzado el punto de hervor el vino caliente estará listo para degustar, lo ideal es beberlo en el momento apenas se retira del fuego. Para mantenerlo caliente se puede dejar cerca de una hornalla prendida y volver a poner sobre fuego mínimo antes de servirlo.

Si desean agregarle un toque gourmet pueden cortar un limón en rodajas y colocar una mitad de ellas en cada taza sobre el borde, asimismo, pueden colocar en cada taza unas ramas de canela.

Por otra parte, es posible preparar el vino caliente con rodajas de naranja, semillas de cardamomo o semillas de anís, dependiendo de los ingredientes que elijan el sabor se modificará y dará lugar a distintas sensaciones.

Ahora ya pueden elaborar su propio vino caliente y acompañarlo con alguna comida dulce como los buñuelos o facturas, asimismo, este vino caliente es ideal para acompañarlo con castañas, almendras o avellanas tostadas.
El vino caliente o té rojo de vino tinto es una combinación deliciosa que definitivamente los dotará de energía y los preparará para el frío eficientemente.

Los invito a probar la receta en su próximo encuentro con amigos y generar un ambiente acogedor para la reunión que no sólo alimentará el cuerpo sino también el alma.