Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Dulzura mendocina: rosquitas de vino, fritas y al horno

roscas fritas hechas con vino

A ver cuantos amantes del vino pondrán sus manos en la masa. Vamos a compartir dos versiones de estas masas típicas de la provincia de Mendoza, para que los golosos elaboren las que gusten.

Las rosquitas de vino horneadas, son ideales para guardar y consumirse cuando se guste, además son más livianas. Para armarlas se necesitan 500gr. de harina leudante, 60gr. de margarina, medico vaso de vino blanco a elección, 1 cucharadita de bicarbonato y una taza mediana de azúcar. Canela y azúcar impalpable a gusto. Para prepararlas se colocan los ingredientes secos formando una corona, para luego en el centro agregar el vino y la margarina a punto pomada. Se incorpora todo hasta lograr una masa suave y maleable para formar las roscas fácilmente. Se llevan sobre una placa enmantecada al horno en 180º por media hora. Una vez retirados se sumergen en almíbar y espolvorean con la canela y el azúcar fino.

Para la versión de rosquitas fritas, se precisan 1 huevo, 1 copa de vino moscatel, 2 medidas iguales de aceite de oliva (tomar la copa de referencia), ralladura de un limón, 30gr. de levadura, 500gr.de harina común, y 300gr de azúcar. La elaboración lleva un poco más de tiempo en este caso. Se mezclan el huevo, el aceite y el vino intentando unirlos bien. Se vuelca en un boul en el que se incorporan la levadura, la ralladura, el azúcar y la harina se a poco, hasta lograr una buena consistencia en la masa (lograr que se despegue de las manos). Recién entonces se deja reposar unas 2 horas, cubierta. Luego estará lista para formar rollitos y con ellos hacer las roscas. Se fríen sumergidas por completo en un sartén con aceite, y se espolvorean con azúcar.

Estas dos recetas dulces con vino, son infalibles para la merienda o para acompañar un té o café a la hora que se prefiera, así es que fanáticos del vino, los invitamos a cocinar.

Foto: uncomo.com