Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Para los amantes del vino: Valle Central en Chile

Si eres amante del vino no podemos dejar de recomendarte irte de copas por el Valle Central chileno. Imagínate en un antiguo tren paseándote por enormes extensiones de viñedos con una copa de buen vino en la mano mientras cantantes tradicionales entonan viejas tonadas. No es un deseo desquiciado, es una realidad que se reproduce semana a semana en el Valle de Colchagua, tal vez el más emblemático sitio del turismo de viñas en Chile.

La morfología de la zona central, entre dos cordilleras –la de Los Andes y la de la Costa– , está cruzada por varios ríos que forman fértiles valles. Desde los primeros tiempos de la Colonia estos valles han sido ampliamente aprovechados para plantar vides, originalmente traídas de Europa. A fines de los años 70 la producción de vinos comenzó a desarrollarse aplicando tecnología moderna y conocimientos que aprovechan al máximo la topografía en laderas, los vientos del mar y de las montañas, las diferencias de temperatura entre la noche y el día.

Condiciones que han dado paso al reconocimiento de Chile como uno de los principales exportadores de vino del “nuevo mundo”.

Cepas como Cabernet Sauvignon, Carmenere, Syrah, Pinot, Sauvignon Blanc o Chardonnay, son los estandartes de los viñedos de esta zona, sus sabores se diferencian sutilmente dependiendo de la latitud en que han sido cultivados. Podrás experimentar aromas, sabores y cuerpo de exquisitos vinos, orientado por expertos guías y/o sommeliers, anfitriones en las visitas a las empresas vitivinícolas.

Los valles de Aconcagua, Casablanca, San Antonio-Leyda, Maipo, Cachapoal, Curicó y Maule acompañan al de Colchagua en esta cruzada de degustaciones y placeres. Y el vino no es el único motivo, pero sí una buena razón para conocer los hoteles, rutas de cabalgatas, recorridos en bicicleta, museos y otros atractivos que hacen de viajar por estos valles toda una experiencia. Con una copa en la mano, claro.

Tips:

Vendimia

Entre marzo y abril los valles se visten con sus mejores galas y ofrecen alegres fiestas para la cosecha de las vides. Disfruta de las degustaciones, catas de vinos, muestras de artesanía, gastronomía tradicional, concursos de cueca infantil y adultos, domaduras de potros y elecciones de reina.

Maridaje

Algunas viñas tienen restaurantes que ofrecen “maridaje”, es decir, acompañan cada plato con una copa de diferentes cepas a fin de que la degustación mezcle armoniosamente los sabores y aromas de la comida y la bebida. Es toda una experiencia que no te puedes perder.
¡Pregunta al llegar por el tuyo!

*Escrito por Arq. Gabriela Mardones