Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Nueva tendencia: Vinos ecológicos

Como en todo, el vino no es la excepción y surgen nuevas tendencias en su ámbito que renuevan su elaboración, tomando antiguas tradiciones y conjugándolas con conceptos que se ven como de vanguardia, pero en realidad tienen su origen en tiempos anteriores al actual.

De esta manera encontramos nuevas formas de producir vinos que toman en cuenta el cuidado del medio ambiente y la salud de sus consumidores. Este es el caso de los vinos orgánicos de gran auge en el país.

¿Qué es lo que produce este auge de producción orgánica de vinos en Argentina? La respuesta es la creciente demanda del mercado extranjero, precisamente europeo, ya que los suelos de nuestro país son mucho más apropiados para este tipo de elaboración que los de Europa, por lo que no cuentan con tanta producción en su zona.

 

Nueva tendencia: Vinos ecológicos

Los primeros intentos de elaborar vinos denominados ecológicos en Argentina, comenzaron en el año 2000 por parte de algunos productores que deseaban innovar en un producto que no incluyera los conocidos fertilizantes industriales que pueden perjudicar la salud y el medio ambiente, así como también no utilizar levaduras en los procesos de añejamiento de los vinos.

Y si bien en un principio los vinos ecológicos sólo tenían campo de venta en comercios naturistas, con el tiempo el mercado se fue ampliando llegando a traspasar fronteras y lograr un lugar de reconocimiento en el ámbito formal.

El crecimiento de la producción de vinos de manera ecológica en el país, ha crecido tanto que actualmente suman 55 los productores que elaboran vinos con esta denominación. Entre ellos bodegas que poseen la certificación correspondiente, es decir, orgánica. En Argentina existen numerosas bodegas que producen vinos orgánicos, entre ellas podemos citar las bodegas Colomé, Zuccardi, Vinecol, Caligiore y Ojo de Vino.

Ahora bien, el mercado de los vinos ecológicos no sólo se expandió y alcanzó reconocimiento sino que a su vez dio lugar a distintos métodos ecológicos que poseen características que los diferencian entre sí.

De esta manera encontramos vinos ecológicos, vinos biodinámicos y vinos naturales. En el primer caso, se trata de vinos elaborados con vides cultivadas orgánicamente, que tiene como limitación para permanecer dentro de la denominación, el contener una cierta cantidad de sulfitos, un conservante utilizado en la producción de vino.

Por otra parte, es requisito que las vides no sean sometidas a pesticidas o agroquímicos, y que su cultivo esté dado por protocolos que responden al cuidado consciente del medio ambiente.

Asimismo, para que las bodegas que apuesten por este tipo de elaboración ecológica obtengan la certificación correspondiente, es necesario que pasen por un proceso de control que lleva tres años por parte de Argencert y Letis, dos organismos que se encargan de este tipo de regulación.

Cuando hablamos de vinos biodinámicos, en primer lugar, tienen como requisito principal el ser vinos orgánicos, según la definición que brindé anteriormente.

El segundo punto que deben contemplar los vinos con esta denominación es la de adaptarse al concepto de antroposofía dado por el investigador Rudolf Steiner. Es una filosofía que contempla la armonía entre todos los actores que intervienen en el cultivo y producción de los vinos, en este caso.

Y finalmente, los vinos elaborados por este método deben estar aprobados por Demeter, organismo alemán que brinda la certificación correspondiente.

Por último, están los vinos naturales cuyo método se originó en Italia y está regulada por la AAA, Asociación de Artesanos y Agricultores. Este método se basa en elaborar vinos que no utilicen ningún tipo de conservantes, levaduras ni aditivos. El vino se fermenta sin control de temperatura, todo el proceso está dado como era antiguamente.

En Argentina existe una bodega que posee la certificación de la AAA, se trata de la bodega Cecchin que produce vinos de manera orgánica desde sus inicios. También existen otras bodegas que elaboran vinos naturales pero sin la certificación dada del organismo correspondiente.