Saltar al contenido
AmantesDeVinos

La importancia de la altura en los viñedos

produccion de vinos en altura

El vino y su producción deben ser planificados de forma estratégica con el objetivo de obtener un mayor grado de calidad y un consecuente placer en el disfrute del consumidor. En esa planificación, intervienen innumerables factores y deben ser tenidas en cuenta un sinfín de cuestiones. Desde luego que, no se puede cultivar la vid en cualquier región del mundo y los lugares en que sí puede hacerse son minuciosamente escogidos.

Algunas de las nociones que son tenidas en cuenta en este sentido, por supuesto que son de orden climático. No será de la misma calidad, variará su sabor y su tonalidad –entre otras de sus formas- un vino producido en lugares cálidos que otro proveniente de una zona fría.

También la región geográfica en que se desarrolla la producción será determinante en términos de variedad y calidad del vino, por lo cual esta también es una elección crucial a la hora de producir. De esta manera podemos afirmar que las condiciones climáticas y geográficas son determinantes a la hora de producir varietales.

Por otra parte,  y en relación a las cuestiones geográficas tenidas en cuenta previamente a la gestación de un viñedo, la ubicación del mismo respecto del nivel del mar no es un dato menor ni mucho menos algo que pueda pasar por alto.

Citemos el caso de Argentina. Hay regiones en el mencionado país que son productoras de vino por excelencia y algunas de sus variedades –tanto de uvas tintas como blancas- son exportadas al exterior. Respecto de la altura sobre el nivel del mar, a lo largo del territorio cultivado reconocemos –de acuerdo a la región en que nos centremos- distintos niveles: algunos viñedos están casi al mismo nivel del mar, otros a escasos metros por encima, y en algunas ocasiones las viñas se disponen a más de 1000 metros de la altura marítima.

Son innumerables las cuestiones que hacen de acuerdo a la altura obtenida, particulares a las uvas de cada región. Por citar un ejemplo, a medida que se asciende en altura (es decir, a medida que la vid se produce por encima del nivel del mar) los suelos son más pobres y pedregosos. Por esta razón dan plantas menos vigorosas  y las uvas que obtenemos son más concentradas. Una uva más concentrada como la producida en éstas regiones, es una fruta de piel mucho más gruesa con una mayor concentración de aromas, estructura y color.

De igual forma,  la altura tiene la singularidad de tener una amplitud térmica extrema, es decir que durante el día la planta trabaja en un clima cálido que la ayuda a madurar y durante la noche, cuando la temperatura desciende, produce aromas y así conserva su frescura y acidez natural.

De esta manera, estamos en condiciones de afirmar que además de la geografía y el clima de la zona en dónde se emplazan los viñedos, es igual de importante la altura sobre el nivel del mar en la que estén ubicados. Todas estas cuestiones, hacen a la producción misma del vino, así como a su variedad y calidad.