Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Historia del Corcho – Importancia del Corcho en el Vino

El corcho y el vino

El hombre ha utilizado el corcho desde muy antiguo, podría casi decirse que desde siempre. Las primeras referencias escritas datan de 3000 a.C. en documentos chinos que citan los usos del corcho en utensilios de pesca. Egipcios, babilonios y persas también lo utilizaban. En tiempos clásicos, autores como Teofrasto, Catón, Plinio el Viejo o Plutarco describen las propiedades del corcho y sus aplicaciones, como flotadores de pesca, suelas de zapato o tapones de ánforas. Estas ánforas tapadas con corcho se han recuperado también de pecios hundidos cerca de las Islas Hormigas (Estartit, Gerona).

El corcho se continuó utilizando durante la Edad Media, como así lo reflejó San Isidoro de Sevilla. Aunque la utilización del corcho como tapamiento de vinos de atribuye a Pierre Pérignon (1638-1715) para fermentar el vino en las botellas y conferirle espumosidad, casi 20 años antes, en los registros comerciales de un comerciante de vinos inglés se comenta el precio de una partida de tapones de corcho.

No es hasta finales del siglo XVIII cuando el uso del corcho como tapamiento de vinos se generalizó a escala industrial, aprovechando sus características de liviandad, flexibilidad, impermeabilidad e incorruptibilidad, que lo han llevado a presidir el embotellamiento de los mejores vinos hasta nuestros días.

La cuestión del precio del tapón
Determinar el auténtico valor de un tapón de corcho resulta imposible, pues habría que incluir todos los beneficios (económicos, sociales y ambientales) que supone el mantenimiento de los alcornocales. Pero, ya que a veces se ha puesto en duda la rentabilidad del tapón de corcho, puede hacerse una comparación puramente monetaria.
El tapón de corcho puede costar a partir de 0,09€; el de plástico y polímeros a partir de 0,09€ y los tapones metálicos de rosca a partir de 0,15 euros.

La opinión del consumidor
Muy recientemente, la importante revista norteamericana “Wine Spectator” quiso conocer la opinión de los consumidores mediante una amplia encuesta pública que denominó “The Great Cork Debate”. Los resultados fueron aplastantes, el 80% de los encuestados dijeron preferir el tapón de corcho, frente al 18% que prefería el de plástico. Por su parte, en Reino Unido la empresa asesora especializada en investigación de la industria vinícola Wine Intelligence presentó otra investigación independiente sobre una muestra nacional de 1.150 consumidores habituales de vino. Cerca del 99% de los encuestados estaban a favor del tapón de corcho o eran neutrales.

Coincidiendo con estos resultados, otra investigación de la Federation Française des Syndicats Liège, obtuvo que alrededor del 80% preferían el vino tapado con corcho y casi todos ellos expresaron la opinión de que el corcho era el mejor material para garantizar la integridad y calidad del vino.

WWF/Adena Mayo de 2006