Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Etapas y Características de la Cata de Vinos

1. Incline la copa mientras la aleja, hasta que esté casi horizontal. Esto le permitirá examinar el color, así como la anchura y los matices del «borde». El color nos brindará la informacion de la edad del vino, su limpidez, brillo como así también la intensidad cromatica.

2. Examine las «lágrimas» o «piernas»: ¿son espesas o delgadas?; ¿descienden lenta o rápidamente por las paredes interiores?

Lagrimas gruesas y espesas, que descienden lentamente nos indicará acerca de un vino con cuerpo medio a completo, grado alcoholico mayor, superior estructura y contenido tánico.

Tambien alto contenido de azúcar refleja lagrimas pesadas y de lento descenso.

Exámen Olfativo

1. Sostenga la copa por el pie o base, entre el pulgar y el índice, a fin de ver claramente el vino. Haga una primera tentativa de olerlo antes de hacerlo girar para percibir sus aromas primarios. Tenga en cuenta que los alcoholes pueden ser los primeros en percibirse debido a que son los mas volatiles y se ubican en las capas aromativas superiores de la copa.

2. Haga girar el vino en la copa. Para imprimir un movimiento de rotación, la mayor parte de los expertos giran suavemente la copa en el sentido inverso a las agujas del reloj. Esto activará los componentes aromaticos del vino, llamados Ésteres y permitirá describir nuevos aromas.

Aspire el vino alternando inhalaciones cortas y profundas, suaves e insistentes. Concentre su atención en los aromas y en lo que le recuerdan.

Exámen Gustativo
1. Pruebe el vino reteniendo en la boca un sorbo razonable; «mastíquelo» durante algunos segundos y, después, entreabra los labios y aspire levemente para «airear» el vino.

2. Describa sobre la punta de la lengua los dejos dulces, sobre los laterales las sensaciones de acidez y luego de beberlo deslizando la lengua sobre el paladar para analizar la astringencia.

Pruebe la sensacion al momento de beberlo, hacerlo ingresando un poco de aire por la boca.

Exámen del Post-Sabor o Retrogusto: (Final de boca)

Luego de haber bebido el vino pueden describirse nuevas sensaciones gustativas o simplemente puede no dejar otros mensajes.

Esta etapa es muy importante y representa un 30% o 40% en una cata profesional. Mediante las fosas retronasales se pueden percibir nuevas características.

ORDEN DE CATA

No hay un orden perfecto pero, en principio, los blancos van antes que tintos, los secos antes que los dulces, los ligeros antes que los concentrados y los simples antes que los complejos.

LOS PRINCIPALES DEFECTOS DEL VINO
Gracias a la tecnología moderna, cada vez es más raro encontrar vinos defectuosos, y la mayor parte de los defectos se detectan fácilmente, con la vista o el olfato.

• Vinos oxidados o maderizados – Así llamados porque un contacto excesivo con el oxígeno ha perjudicado su calidad gustativa.

• Los vinos blancos – están apagados, con una capa más oscura que la normal para su edad y su tipo, y con un color pajizo sin reflejos ambarinos. Aroma plano y sin atributos; sabor acidulado. Se dice también “maderizado”.

• Los vinos tintos – tienen también un aspecto poco brillante, en exceso amarronado para su edad y su tipo. «Nariz» débil, desbravada, con un olor y un sabor agridulce que evoca el caramelo.

• Vinos agrios – Poseen olor a vinagre debido a un exceso de ácido acético, característico del vinagre. Sabor débil y agrio.

• Vinos azufrados y reducidos – El anhídrido sulfuroso les da un olor acre, picante y sofocante, semejante al de una cerilla cuando se enciende; producen una sensación de sequedad y de picor.

El ácido sulfhídrico – Les da un olor a huevo podrido, a caucho, a ajo y a vegetales en descomposición, con los sabores correspondientes. Se dice también que el vino está «reducido».

• Vinos corchados – Un olor a moho, a corcho podrido, domina completamente el buqué y el sabor de estos vinos, que se vuelven imbebibles.