Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Algunas propiedades saludables del vino

propiedades saludables del vino

El vino acompaña desde tiempos inmemoriales la vida de los hombres. Algunas personas afirman que la bebida forma parte de nuestra cultura desde hace nada menos que 6.000 años. Además de ser considerado un verdadero placer para nuestro paladar, el vino es una forma de reunirnos, de entablar una charla y fortalecer nuestra convivencia, al tiempo que beneficia nuestra salud.

El hecho concreto de que el vino se produzca por medio de la uva, hace que ésta –por provenir de la naturaleza- le aporte un sinfín de propiedades saludables que potencian su consumo.  En caso de anemia por ejemplo, consumir vino puede aportarnos una cuota intensa de hierro.

Es considerado una fuente completa de alimento y sus beneficios son fáciles de asimilar. Al mismo tiempo, está asociado a la longevidad ya que contiene vitaminas A y C y varias del complejo B como pueden ser la biotina, colina, incositol, ciancobalamina, ácido fólico, ácido nicotínico, pridoxina y tiamina, entre otras.

El vino es un remedio terapéutico si pensamos en nuestra ansiedad y consecuentemente en nuestra tensión emocional; por ello varios expertos consideran que mantiene en un justo equilibrio la mente y los sentimientos, desarrollando propiedades euforizantes que disminuyen la tensión de los hombres.

Contiene de igual forma una fuerte concentración de sales minerales que son perfectamente asimilables. Hablamos aquí del calcio, el potasio, magnesio, silicio y también zinc, flúor, cobre, manganeso, cromo y el anión mineral sulfúrico.

La vitamina C es necesaria para la depuración del colesterol y en este sentido el vino es una bebida inmejorable para acompañar las comidas y fortalecer este proceso.

La mencionada bebida estimula la segregación de los jugos gástricos y por tal motivo es particularmente indicada con las carnes y pescados, pues facilita el proceso digestivo.

Al mismo tiempo, el consumo moderado de vino tinto –fuente de taninos- actúa sobre las fibras lisas de la musculatura intestinal y aumenta así las propiedades peristálicas, transformándose en un medio suplementario para evitar el riesgo de constipación.

De esta manera vemos como el vino contiene algunas propiedades que lo configuran como una bebida saludable. Al tiempo que la uva es industrializada para la producción en serie de vinos, no sólo mantiene sus propiedades naturales sino que en ocasiones incluso las potencia.  De más está decir, que los beneficios que expusimos en este escrito y compartimos con ustedes forman parte de una lista mucho más larga, y que aumentan en la medida en que el vino sea de mayor calidad.