Saltar al contenido
AmantesDeVinos

El vino tinto: presentamos sus bondades frente al estrés y determinadas infecciones

En el blog de amantes de vino se ha compartido en innumerables ocasiones información relativa a las bondades con consumo de vino tinto. Consumir vino tinto de forma moderada, resulta saludable para nuestro organismo y es una actividad que muchas personas realizan para fortalecer su sistema inmunológico. En esta oportunidad, la idea es hablar de dos bondades particulares que posee la presente bebida como son la disminución del estrés y la prevención de determinadas infecciones.

Consumir vino con moderación y disciplina resulta beneficioso para la salud de las personas. El estudio científico al que hacemos referencia en el presente texto arrojó la conclusión de que tomar un vaso de vino diario aportaría a la persona la cantidad suficiente  de un componente llamado reverastrol, el cuál es el encargado de disminuir los niveles de estrés de la persona al tiempo que prevenirla de sufrir un cúmulo de infecciones.

Un equipo científico ha descubierto en los últimos días que el vino posee propiedades benéficas en función de la disminución de los niveles de estrés. Es que la presente bebida –sostienen los investigadores- posee un componente proveniente de la uva que estimula un gen determinado y actúa en respuesta al estrés.

Los mencionados profesionales, integrantes del instituto Scripps de California, han detallado también algunas cuestiones relativas a los beneficios del vino tinto en función de la protección que ejerce sobre el cuerpo a determinadas infecciones.

Como ya hemos mencionado, vale recalcar ahora que el componente del vino al que los investigadores californianos hacen referencia se llama resveratrol. Es una fitoalexina presente en las uvas y muchos de sus derivados, como es el caso del vino.

El reverastrol es un antioxidante que podemos encontrar en un sinfín de plantas y, particularmente, tiene fuerte presencia en uvas tintas. De esta cuestión se desprende que tenga una incidencia directa en la salud de aquellas personas asiduas en el consumo de vino tinto.

A los beneficios que contáramos en función de la investigación presentada, se le anexan sus potencialidades en relación a problemas cardíacos, determinados tipos de cáncer y enfermedad de Alzheimer.

Por lo dicho anteriormente y a instancias del estudio científico presentado, podemos deducir que dos son los beneficios concretos que propone el consumo de vino. Al mismo tiempo, reconocer en ese sentido que ambos beneficios van de la mano de una sustancia llamada reverastrol, presente en la pulpa de la uva y conservada aún en el vino como producto derivado.

Por un lado, el vino tinto nos ayuda a reducir nuestros niveles de estrés ya que potencia al gen que lo combate. En segunda medida pero igualmente importante, es el reverastrol contenido en la presente bebida el que colabora en nuestro organismo evitándole sufrir un cúmulo no menor de infecciones.