Saltar al contenido
AmantesDeVinos

El vino. Un Elixir Saludable y Placentero

el vino bueno para la salud

Es una antigua frase que se escucha a diario, en cada mesa o previa a una cena mientras se acompaña una entrada con algún vino tinto, que el vino es beneficioso para nuestra salud y un vaso de éste por día nos mantiene saludables.

Seguramente se preguntarán cuánto de verdad contiene esta frase tan esbozada, muchas veces  referenciando a los dichos de algún médico o algún artículo de alguna revista.

Existen numerosos estudios sobre el tema, ya que es una cuestión que ha generado toda una revolución tanto entre científicos como entre productores de vino.

El Vino y los Beneficios a la Salud

Aquí les cuento algunos datos sobre los experimentos que se han efectuado alrededor de esto, los mismos han brindado un resultado exitoso para quienes sostenían esta antigua creencia y favorecedor para el vino tinto, aunque también se presentan algunas contradicciones.

Entre los innumerables experimentos que han dado a la luz que el vino bebido con moderación, definitivamente, colabora en lograr una buena salud manteniendo el corazón sano y combatiendo el colesterol, encontramos los estudios realizados por un equipo de químicos uruguayos que junto a otro equipo europeo, dirigidos por el químico uruguayo Francisco Carrau, se dedicaron a estudiar los vinos producidos con la uva Tannat.

Se encontró que los vinos elaborados con esta cepa están dotados de un gran porcentaje de Procyanidins, se trata de un antioxidante natural muy potente, que como probablemente saben, como todos los antioxidantes, colabora en la regeneración celular, manteniendo en buen estado todo nuestro cuerpo.

Por otra parte, en Londres, el profesor Roger Corder estudió la misma cepa y sacó a la luz que los vinos Tannat poseen mayor porcentaje de Procyanidins que los vinos Cabernet Sauvignon.

Asimismo, determinó que estos antioxidantes junto a una alta concentración de taninos producen un gran cóctel que beneficia la salud de sus consumidores combatiendo el envejecimiento celular.

Y siguiendo con las investigaciones hay otras que aún están en proceso como es el caso de las que estudian la presencia de resveratrol, un compuesto que se encuentra en la piel de las uvas tintas.

Aparentemente este compuesto colaboraría en la prevención del cáncer y en combatir la obesidad, igualmente aún no existe nada concreto sobre estos estudios.

Pero sí encontramos información avalada por una doctora que lidera una ONG que se ocupa de investigar sobre el cáncer y sus posibles medicamentos.

Emma Smith sostiene que sería totalmente equivocado beber vino tinto buscando una cura contra el cáncer o cualquier tipo de afección, ya que, ella sostiene que las cantidades de resveratrol que se pueden adquirir al beber una copa de vino tinto son ínfimas para colaborar en la prevención o anulación del cáncer.

Sin embargo, otros investigadores han encontrado que beber hasta dos copas de vino tinto por día colaboraría en detener el desarrollo de tumores intestinales.

En resumen, aún queda camino por recorrer en cuanto a la acción de este compuesto en función de mejorar la salud de quienes consuman el vino que lo contenga.

Y, por otra parte, dejan en claro que lo que están estudiando en sí mismo, no es el vino, sino los compuestos que lo constituyen, lo que resultaría en un medicamento totalmente distinto a dos copas de vino tinto por día.

Lo más recomendable entonces es beber con moderación, que seguramente algún beneficio, aunque mínimo, obtendremos, y no abusar de su consumo fundamentándolo con la famosa frase conocida.

Todos los médicos coinciden en que la mejor manera de hacer uso de esta bebida, de algún modo beneficiosa para nuestra salud, es beberla para acompañar nuestra comida, ya sea el almuerzo o la cena, pero nunca solo.