Saltar al contenido
AmantesDeVinos

El vino en Tierra Santa

Seguramente, y luego de haber pasado estas fiestas navideñas queda en ustedes la resonancia, entre otras cosas, de la participación del vino en una celebración religiosa simbolizando la sangre de Cristo.

Asimismo Jerusalén, la tierra donde ese pequeño niño nació y cambió el rumbo de la historia del mundo, viene a nuestra mente. En Jerusalén se produce vino desde antaño y desde mucho antes que la tradición del cultivo de las vides llegara a Europa. El suelo y el clima de las regiones de Israel son ideales para el cultivo de vides como las Cabernet, Merlot, Shiraz, Riesling y Chardonnay entre las principales.

Israel en un principio dedicaba su producción a los integrantes de la comunidad judía, un numeroso porcentaje de ciudadanos que demandaban la elaboración del vino Kosher de gran calidad. Con el paso del tiempo el mercado vitivinícola se expandió llevando el arte del vino de la zona a todo el mundo.

Antiguamente, en la época del Imperio Otomano el vino se producía en bodegas emplazadas en el barrio judío de Jerusalén, en el sector llamado La Ciudad Vieja. Actualmente, existen numerosas bodegas que utilizan la materia prima que se produce en esa zona para la elaboración de sus vinos.

En la actualidad, existen aproximadamente unas 15 bodegas que se distribuyen entre Jerusalem y el Néguev. Un recorrido posible de realizar y un camino cargado de historia que refleja la tradición vitivinícola de Jerusalén que viene desde tiempos bíblicos.

El primer punto de partida para conocer las bodegas de la zona se localiza en Jerusalén y continúa pasando por un total de 4 bodegas que  producen vinos con diversos métodos pero todos de gran calidad. Saliendo de Jerusalén se llega hasta Beit Zait donde se encuentra la primera bodega del recorrido.

Debe ingresarse en una comunidad agrícola y llegar hasta la bodega de Zmora, la que por muchos años perteneció a una familia y luego fue vendida. Pero esto no limita la calidad ni la tradición de sus vinos, ya que muchos integrantes de la gran familia que dio origen a la bodega Zmora siguen perteneciendo a la firma. Esta bodega produce tintos, blancos y espumantes, siendo el Cabernet Sauvignon uno de sus número uno.

Siguiendo el camino del vino en Jerusalén, seguimos hasta Mevaseret Zion donde está la bodega Tzuba, una bodega que se caracteriza por producir vinos con sus propias vides y por abastecer de uvas a otras bodegas de la zona para la elaboración de vinos.

El camino sigue hasta Ramat Raziel, allí yace la bodega Castel, una de las principales de Israel. Produce vinos tintos y blancos de gran calidad que se comercializan en todo el mundo.

El camino llega a su punto final cuando se arriba a Bar Giora donde se encuentran la bodega Sea Horse. En esta bodega el vino es producido con uvas de cultivo biológico, un cultivo en el que no se utilizan productos químicos para el cultivo de los viñedos y en el que no se modifica la vid artificialmente.

Como han visto es un recorrido en el que se encuentran tradiciones y métodos diversos en relación con la producción de vino, un camino interesante por conocer debido a todo lo que implica esa tierra donde sucedieron hechos históricos tan relevantes.