Saltar al contenido
AmantesDeVinos

El maridaje perfecto para los pescados con vino

Aunque en líneas generales sabemos cómo combinar los vinos y las comidas, ya sea por instinto o costumbre, se hace una primera división. En una primera medida es tan simple como decir las carnes rojas y las pastas con los vinos tintos, las carnes blancas y verduras con los vinos blancos, y los postres con los espumantes.

 

El maridaje perfecto para los pescados con vino

Así de sencillo y bastante acertado es el maridaje de vinos y alimentos pero si entramos a profundizar, encontraremos algunos detalles que nos permitirán definir con mayor exactitud el maridaje correcto. Como decíamos en el caso de las carnes blancas, usualmente se opta por el vino blanco. Y en este caso voy a referirme a los pescados que, según la elaboración, pueden ser acompañados de vinos tintos o rosados.

Lo que los hará optar por un tinto en vez de un blanco, serán los condimentos con que el pescado se elabore, el tipo de cocción con el que se prepare y la salsa que lo acompañe. De esta manera, les propongo la siguiente lista de recomendación según la elaboración que tenga el pescado en cuestión.

Es recomendable optar por los vinos blancos, aromáticos y frutales cuando el pescado que vamos a maridar es rodaballo o lenguado. En el caso que los pescados sean sazonados con cítricos como el limón o la naranja, lo que se recomienda es acompañar el pescado con vinos blancos, preferentemente de la variedad Riesling o Muscat.

Por otra parte, si el pescado que necesitamos maridar está elaborado de manera frita, casos en que generalmente son aderezados con huevo y pan rallado o rebozador y semillas, una tendencia de mucho auge la última. En estos casos de pescado frito, lo aconsejable es buscar un vino blanco producido con la variedad palomino, cuya mayor producción de vinos proviene de la región de Andalucía.

Ahora bien, si el pescado está preparado con una salsa a base de manteca lo ideal en estos casos será elegir vinos blancos de la variedad Chardonnay, Viura o Verdejo, todas variedades blancas. En el caso de la Viura, generalmente se utiliza para la elaboración de vinos de poca graduación alcohólica, frutales y frescos. En cuanto a los vinos blancos elaborados con la variedad Chardonnay, el resultado es un vino seco. Y, por su parte, la variedad Verdejo nos regala vinos muy aromáticos, suaves y algo amargos.

En el caso de maridar pescados ahumados la elección se tornará por los vinos tintos, rosados y por qué no blancos de la variedad Chardonnay. Otros pescados que maridan bien con los tintos son el salmón, el atún, el bacalao, el bonito y los salmonetes, con tintos jóvenes. En el caso de los últimos también pueden maridar a la perfección con rosados. Volvemos a los vinos blancos con la merluza, preferentemente con las variedades Albariño, Godello y Verdejo, variedades muy cultivadas en España.

En cuanto a los mariscos, maridan bien con los vinos tintos los pulpitos, con vinos espumosos secos las ostras, con variedades de cepa blanca como Gewurztraminer, Riesling y Verdejo. Y la vedette de los mariscos, la langosta, marida a la perfección con los vinos blancos producidos con la variedad Chardonnay.

Ahora los invito a degustar los maridajes más completos y saborear la perfecta comunión entre los ingredientes de un plato de comida y el vino que lo acompaña. A degustar un buen maridaje!