Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Distintos Sabores De Un Vino

Además de los sabores ácidos, dulces o amargos, el vino encierra otro sabor en su fondo que el profano no acierta a describir. Se trata de los gustos producidos por:

• Los compuestos fenólicos (los que están en las pieles de las uvas tintas), de donde pueden nacer los complejos odorantes más suaves y misteriosos según la variedad de uva.

Al ensamblarse todos estos sabores se forma una trama gustativa de una densidad determinada, que es el cuerpo o extracto del vino y que en los impresos analíticos se expresa en gramos.

• Las sustancias volátiles que nacen de la fermentación (sabores etéreos, alcohólicos, químicos).

• Las sustancias cedidas por la madera.

CONCEPTO DEL EQUILIBRIO

Sin él, a un vino le falta o le sobra algo. Veamos algunos ejemplos de armonía para explicar de forma práctica este concepto.

Vinos maduros. Los caracteres de la juventud se han suavizado y, al madurar, el vino alcanza su plenitud en cuanto a redondez y armonía.

Vinos de alcohol moderado. El vino-tipo de mesa que impera en el mundo es el de los 11,5-12-12,5 grados de alcohol. Justamente, en este tramo alcohólico los demás componentes (acidez, etc.) no se hacen ni agresivos ni blandos siempre que, por supuesto, la cosecha, la climatología y la elaboración hayan sido óptimas.

Vinos de mayor grado alcohólico. En vinos entre los 13 ó 14 grados el alcohol debe quedar arropado con una participación más elevada de los demás elementos (cuerpo, acidez y taninos) para que no sea perceptible la sensación ardiente propia de una alta graduación.