Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Esa extraña botella: el Decantador

Esa extraña botella: el Decantador

Esa extraña botella o especie de jarra que suelen ver en una mesa a la hora de beber un buen vino, es un recipiente que data de la época de los griegos, en esa época se lo denominaba Amphora y era utilizado para servir el vino.

En la actualidad, ese recipiente no sólo cumple esa función sino también la de decantar el vino, y se denomina, como han de suponer, decantador. En un principio, los decantadores eran construidos en metal y con el progreso comenzaron a realizarse en vidrio.

Se preguntarán a que me refiero con “decantar un vino”, en primer lugar decantar es un proceso en el que se intenta remover sedimentos de una mezcla, esto se puede hacer vertiendo el líquido de un recipiente a otro o como en este caso agitando suavemente el decantador.

Es tanta la inusual atención que los fanáticos del vino le infieren a este recipiente que numerosos artistas han creado fabulosos decantadores con las formas más exóticas. Este es el caso del escultor francés Etiene Meneau quien creó una colección de decantadores a la que llamó Strange Carafes, cuyas formas sorprenden y son verdaderas obras de arte en sí mismas.

Existen decantadores de fabricación nacional y otros de producción internacional, los valores son módicos en el caso de los primeros, y en el caso de los segundos, los precios pueden alcanzar hasta los 12000 pesos.

¿Qué permite el decantar un vino?

Los vinos que han pasado por un largo proceso de guarda suelen acumular sedimentos y concentrar sus sabores, al decantar el vino esos sedimentos o impurezas se remueven y se liberan sus aromas.

Por otra parte, esto permite que el vino se oxigene lo que nos obliga a beber el vino dentro de un espacio de pocas horas luego de haberlo decantado, de esta manera apreciaremos sus sabores y aromas al cien por ciento.

Ahora bien, según el vino que vayamos a decantar el proceso difiere, si vamos a beber un vino joven lo recomendable es sencillamente verter el vino intentando que éste caiga por uno de los lados del cuello del decantador.

Si se trata de un vino viejo, el proceso requiere mayor cuidado, luego de abrir la botella se debe verter el vino con extremo cuidado y muy lentamente, es necesario hacerlo a trasluz, ya sea de una lámpara o una vela. Esto nos permitirá visualizar los sedimentos que van saliendo de la botella y detenernos en ese momento para que el vino no los arrastre.

Evitar que estas impurezas sean arrastradas por el vino les permitirá disfrutar de un vino sin sabores amargos.

¿Cómo limpiar un decantador?

Debido a la estructura del decantador generalmente suelen quedar residuos de vino en su interior en zonas a las que es difícil llegar manualmente y en caso de proceder a limpiarlo con algún líquido detergente quedarían residuos de éste luego de su limpieza, por este motivo, lo recomendado es realizar la limpieza del decantador con agua mineral.

Luego pueden realizar una mezcla de hielo roto y sal gruesa, lo que les permitirá brindarle al recipiente una limpieza profunda y efectiva.

Como tantos otros accesorios relativos al vino pueden encontrarlos en bodegas o acceder a distintas páginas web donde apreciarlos y realizar un cómodo pedido que llegará a su puerta en tiempo récord. Pueden comenzar con un decantador sencillo y si este arte los envuelve encontrarán el camino hacia la elección del próximo decantador.

Los invito a probar el arte de decantar un vino, es un detalle más que les permitirá deleitarse percibiendo al máximo los sabores y aromas del vino que decidan degustar.