Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Algunos consejos para conservar y servir el vino

como servir el vino

Si son de las personas a las que les gusta agasajar a otros y realizan fiestas en su casa con amigos, donde la buena comida y el buen vino se hacen presentes, probablemente tengan ciertas inquietudes. Sobre todo en lo relativo a cómo y de qué manera servir y conservar el vino. Si la idea es que las variedades que hayamos seleccionado para tal ocasión, realmente se aprecien por su sabor y cuerpo, resaltando las diferencias que existen entre un vino y otro, vamos a tener que tomar en cuenta un número de detalles entre los que se encuentran la elección de los vinos, los lugares donde conservarlos, como enfriarlos, y por supuesto, qué copa elegir.

Consejos para servir el vino y que su encuentro se transforme en una celebración donde ningún detalle esté librado al azar.

En primer lugar, es importante que la elección de los vinos para el evento se realice en función de las comidas que vayan a servirse. Es decir, debemos tomar en cuenta, desde la entrada, pasando por el plato principal, y el postre. Cada variedad de vino, según su elaboración crea un equilibrio justo con distintos tipos de comidas, a grandes rasgos, los tintos con las carnes rojas, los rosados con los quesos y frutas ácidas, y los blancos con pescado y comidas a base de verduras. Dentro de esta primer selección hay un mundo de combinaciones según el tipo de carne, por ejemplo, la manera de cocción y demás.

Una vez hayamos decidido que vinos formaran parte de este evento según las comidas que hayamos seleccionado para servir, debemos tener en cuenta su manera de conservarlo hasta el día de la celebración. Siempre es conveniente que las botellas reposen acostadas, es decir, horizontalmente, por otra parte, el lugar adecuado para su conservación será un lugar fresco y oscuro.

Llegado el día en que finalmente vamos a consumirlos, hay que tener en cuenta que los vinos son susceptibles al cambio brusco de temperatura por lo que para enfriarlos van a tener que hacerlo unas horas antes del evento. Esto se puede realizar, en caso de poseer un frigorífico para vinos, poniendo los vinos en el mismo, horas antes de la cena. Según las variedades que hayan elegido será la temperatura a la que los expondrán. Así bien, en el caso de haber elegido  vinos tintos, crianzas, reservas y gran reservas, deberán regular la temperatura del frigorífico a 18°C, si su elección fue de vinos tintos jóvenes la temperatura ideal es de 16°C, si los vinos elegidos son de características amontillados y olorosos la temperatura será de 14°C, por último si su elección fue de vinos blancos yo rosados la temperatura ideal será de 10°C, lo mismo corre para los espumantes.

Si no poseen frigorífico para vinos, pueden enfriar las botellas seleccionadas a partir de unas horas antes del evento, sumergiéndolas en una cubeta con hielo.

Para apreciar el sabor del vino en todo su esplendor, es necesario elegir cuidadosamente la copa en la que servirlo. Lo ideal es seleccionar una copa estrecha en su parte superior, esto permitirá que el aroma del vino se distribuya de una manera envolvente hacia los degustadores, asimismo, es importante que la copa posea un pie extenso, para así poder tomarla sin tocar el cáliz, por último, el color, si bien se ven numerosos diseños con figuras y colores, lo ideal es elegir copas de un cristal muy fino y transparente que permita apreciar los colores de la bebida.

Espero que estos pequeños detalles les hayan sido útiles y los pongan en práctica en su próxima celebración.