Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Cuando preparamos un exquisito pescado ¿qué vino elegir?

Toda la variedad de pascados como de mariscos, son excelentes para preparar platos sumamente deliciosos y la cuestión radica en no estropear el almuerzo o la cena con un vino inadecuado. Todos los pescados, si bien hay mucha gente que los acompaña con champaña demi sec, se deben combinar con buenos vinos blancos, en especial secos.

Una vez más se hacen presentes por su excelencia, los vinos españoles que si bien son algo caros, son perfectos a la hora de degustar un buen pescado. Claro que el Pinot sigue siendo el más tradicional para  acompañar al pescado.
Ahora bien, con el tiempo y de acuerdo a lo que dicen los gastrónomos, se pueden escoger otros vinos de acuerdo al tipo de pescado se haya preparado.

Si se trata del típico y exquisito pescado blanco hecho a la parilla o al horno, es recomendable  beber un vino blanco que sea preferentemente suave pero siempre de calidad. Si  se elabora un plato con pescado azul y además éstos contienen salsas en todas sus variedades, entonces se deberá escoger un vino blanco que contenga mucho más cuerpo debido al alto sabor del pescado. También hay gastrónomos que  se arriesgan  y con certeza al vino rosado puesto que parece que hoy en día también se usa para acompañar el pescado.

Si el pescado preparado  contiene gran cantidad de mariscos, habrá que optar por un vino que sea ácido para combinar bien los sabores de ambos. No se debe olvidar que en este caso todo vino que se escoja debe ser muy pesco. Entre los tantos vinos que se encuentran en los mercados, se puede optar por el Vermentino, el Chenin Blanc, el Chabalis. Sí, es cierto que son todos de un precio algo elevado pero bien vale la pena degustar de un excelente vino cuando el plato así lo merece. Estos vinos se destacan por poseer sabores a frutas como también a flores, su color es casi dorado y el verde casi se percibe.

El tan famoso Sauvignon Blanc, sigue siendo el más tradicional a la hora de comer pescado y es realmente exquisito y se encuentra a un buen precio. Además es el mejor para acompañar ostras además de otros pescados. Otras alternativas muy clásicas son el Chardonnay, el Semillón,  y el Torrontés y más tardía se la cosecha de estos vinos, en su mayoría franceses, tanto mejor será su sabor.

Un vino que es algo más caro y que es australiano y muy original por cierto, es el famoso Grüner Veltiner que también posee ese incomparable sabor a frutas  frescas. Es este sabor tan especial y único que hace que el vino blanco combine a la perfección con los pescados. No se debe olvidar que al contrario de los vinos tintos , aquellos que son blanco se deben beber bien fríos y sin agregados por supuesto.

Finalmente, y como sucede con todos los vinos, se puede elegir para quienes aman los que provienen de la bella  España, el  típico y exquisito Merlot puede ser un estupendo protagonista en la comida,  y claro que siempre habrá que tener en cuenta el tipo de salsas y la guarnición del pato para que la combinación con el vino resulte aun mejor y que los sabores no se “tapen” el uno al otro, sino que se puedan degustar en su totalidad.