Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Un sabor tradicional: Vinos dulces

los mejores vinos dulces

Hay vinos que gozan de una gran tradición en las mesas donde el cultivo de la vid se ha dado por generaciones, más allá de que, generalmente no sean productos de una extensa comercialización y de que no todas las bodegas le dediquen tiempo e inviertan en este tipo de vinos, son vinos que se presentan en más de una mesa y a los que algunas bodegas le brindan cierta dedicación buscando un vino de mayor calidad.

Me refiero a los vinos dulces, éstos son vinos que pasan por un proceso de fermentación que resalta los componentes de la uva que contienen azúcares.

Dentro de los vinos dulces se encuentran los vinos naturales y los fortificados, éstos últimos se suelen producir con brandy lo que incrementa su graduación alcohólica e inhibe la proporción de los azúcares.

Existen diversos métodos para la elaboración de vinos dulces, entre ellos encontramos el proceso en que se deshidrata la uva, reduciendo así su contenido de agua y concentrando los azúcares, por otra parte, está el proceso en el que se incrementa el contenido de alcohol dando como resultado vinos fortificados como el Jerez y el Oporto.

Asimismo, otro método es el que combina los dos anteriormente mencionados.

 

Dentro de los vinos dulces encontramos distintas variedades generales:

 

Botrytis:

Este es un vino dulce complejo y sabroso, es producido debido a un hongo que se alimenta del azúcar de las uvas, esto se conoce como podredumbre noble.

 

Eiswein: “vino de hielo” en alemán.

Lleva ese nombre debido a que es un vino que se produce con  las uvas que se congelan en el viñedo. Ese congelamiento es lo que genera un menor contenido de agua y concentra los niveles de azúcar. Estos vinos son de un costo mayor debido a que el jugo que se obtiene de ellas es muy concentrado, lo que da lugar a una productividad menor.

 

Vendimia tardía:

Este tipo de vino se elabora con las uvas que se cosechan tardíamente, esto es lo que hace que las uvas concentren su nivel de azúcar, posteriormente son deshidratadas lo que les confiere una mayor dulzura. Saben a miel y fruta y no son tan complejos como las variedades anteriormente nombradas.

 

Vinos fortificados:

Son a los que se les agrega un porcentaje de brandy o alguna otra bebida alcohólica durante su elaboración, la bebida que se le agrega es la que reduce la acción de la levadura produciendo así mayor cantidad de azúcares residuales, lo que le brindará al vino un sabor más dulzón.

Entre los vinos dulces que gozan de una buena reputación se encuentran:

  • Norton cosecha tardía 2008.

Es un vino liviano que no empalaga.

  • La Riojana Santa Florentina Otoñal 2004.

Es un torrontés tardío, ligero, con una cierta acidez que equilibra su alto contenido de azúcares.

  • Lurton Pasitea 2007.

Un vino tardío elaborado con Torrontés.

  • Pinot Gris.

también presenta cierta acidez.

  • La Celia Late Harvest 2006.

Es un assemblage de Semillón, Pinot Grigio, Gewürztraminer y Sauvignon Blanc, es un vino fresco y dulzón, ideal para acompañar con quesos.

  • Gewürztraminer Granos Nobles 2007.

Un vino que contienen la proporción justa entre dulzura y acidez. Es uno de los de mayor demanda en Agentina.

Cabe destacar que más allá de las variedades generales surgen otras a la que cada bodega le otorga su signo de distinción, dependiendo de la zona donde se produzcan pueden variar las cepas elegidas para su producción, asimismo, según la combinación de los métodos y otros factores que se lleven a cabo durante el proceso de producción del vino, denotarán un resultado distinto y particular.