Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Conociendo las variedades de vino blanco

variedades de vino blanco

A la hora de elegir un vino es necesario tener cierta información para poder realizar una elección correcta en función del motivo por el cual decidimos hacer la compra. Es decir, si es para nosotros, para compartir en una ocasión especial, o para agasajar a alguien. La elección correcta es importante porque según el objetivo, ésta va a variar, dependiendo de éste elegiremos un vino que presente determinado sabor, cuerpo y aroma.

Con este fin aquí les presento cierta información sobre las diversas variedades para usar a modo de guía a la hora de elegir vinos blancos para comprar. Si bien las variedades de vino blanco son numerosas, aquí les expongo sólo algunas.

Las variedades Torrontés, Pedro Ximénez, Semillón, Sauvignon Blanc y Chenin Blanc son las que se cultivan en algunas regiones de Argentina, dando lugar a exquisitos vinos blancos. Están unidas por ser dóciles para su cultivo en el mismo tipo de clima, compartiendo gran parte del territorio argentino desde hace ya un buen tiempo.

En el caso de la variedad Torrontés, ha logrado una excelente calidad en sus cultivos en Argentina, por lo que nos representa de la mejor manera a nivel mundial. El origen de esta variedad es de Galicia, España y es el resultado de una cruza entre la uva Moscatel y Criolla chica. En cuanto a sus características, presenta un aroma donde predomina el durazno, las rosas y el jazmín, su acidez natural combinada con las frutas resulta en un acabado dulce y fresco en boca.

La variedad Pedro Ximénez es nativa de España, se dice, sin demasiadas pruebas, que fue llevada hasta esa región por un alemán de nombre Peter Siemens, en el siglo XVI. En Argentina presenta muy buenas producciones de estilo similar al jerez y se lo conoce como Pedro Jiménez. Su aroma presenta notas de canela, dátiles y pasas.

La variedad Semillón es originaria de Burdeos en Francia, en Argentina se cultiva con excelentes resultados en Río Negro y en Mendoza. Esta variedad se caracteriza por tener un proceso de pudrición noble que permite darle un sabor dulce y cremoso a los vinos que se elaboran con la misma. Resultando así vinos secos con notas a miel.

La Sauvignon Blanc, es una variedad de uva originaria del Valle de Loira y Burdeos en Francia. Dentro de sus aromas presenta cítricos, herbáceos, tonos ahumados y un picor silvestre.

La Chenin Blanc, originaria de Anjou, es la variedad típica para las producciones de vino espumante, también es conocida como pineau de la Loira o pineau d’Anjou, Pinot Blanco y  Rousselin, entre otros. Su aroma recuerda la miel de Acacia, el albaricoque y el limón.

Es importante tener en cuenta que las distintas variedades presentan diferencias en su sabor, cuerpo y aroma, según la manera en que éstos sean tratados, es decir, el tiempo de cultivo, las combinaciones a las que se vean sometidos, la manera de guarda, el tiempo que se estacionen y demás detalles que delinean la producción final del vino.

Espero que estas pequeñas pistas que les expuse les sean útiles al momento de elegir un vino y logren adquirir vinos blancos en función del sabor, aroma y cuerpo que estén buscando. Recuerden que todos estos detalles están expuestos en las etiquetas de los vinos, como así también la información relativa a su cosecha.

Después de esto sólo hace falta elegir los alimentos que lograrán una combinación perfecta con el vino blanco elegido resultando en un deleite de sabores o idear el evento en el que degustar las distintas variedades de vino blanco que tenemos por descubrir.