Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Contenedoras de una bebida milenaria: Botellas de vino

En sus comienzos el vino era envasado en recipientes realizados con cuero o arcilla. Con el paso del tiempo y la evolución, el vino comenzó a ser envasado en botellas de cristal.

Esas botellas poseen formas diversas que difieren en un grado mayor o menor, unas de otras. Pero ¿A qué se debe la forma de cada botella de vino?

El diseño de las botellas de vino responde a ciertos requerimientos que el vino que en ellas yace demanda. Por esto, existen diversos modelos de botellas: botellas más altas que otras, unas más anchas, con fondos convexos de mayor o menor tamaño y demás características que distinguen a cada modelo de botella.

Por otro lado, las botellas de vino tienen su propio sistema de medidas y tamaños, como así también poseen una forma u otra según determinados requerimientos del vino envasado en ellas.

En primer lugar podemos destacar el por qué del fondo convexo de las botellas. El fondo de las botellas de vino es convexa porque de esta forma ayuda a soportar la presión que se ejerce en las paredes de las mismas. Esta costumbre de producción se adoptó cuando se comenzó a elaborar vinos espumantes.

Por otra parte, el tamaño de la botella en que se envasa el vino colabora en su conservación y envejecimiento. A mayor tamaño un envejecimiento más lento.

Asimismo, el color de la botella también infiere en la conservación del vino. De esta manera, se utilizan botellas de colores claros o transparentes para envasar vinos blancos. Y las botellas de colores oscuros son utilizadas para envasar vinos que requieren un envejecimiento de mayor tiempo.

Según los expertos las botellas denominadas Magnun que tienen una capacidad de 1,5 litros, son adecuadas para envasar los vinos que requieren un mayor tiempo de envejecimiento en botella. Su tamaño posibilita un envejecimiento del vino más equilibrado.

A continuación presento una lista con los nombres de las botellas en las que el vino se envasa. Provenientes de distintas regiones del mundo, se utilizan para el envasado de vinos diversos.

 

Diseños de botellas de vino

Uno de los formatos de botellas para vino más antiguos es el que se denomina Borgoña,  posee hombros en pendiente, es cilíndrica y ancha. Su nombre se debe al lugar en donde fue creado, en Francia.

El modelo más convencional de botella de vino es el llamado Bordelesa. Es una botella cilíndrica, también se la suele llamar clarete o frontignan.

Un modelo proveniente de Alemania es el Rhin, es una botella alta con hombros en caída.

Para los vinos espumantes se suela utilizar la Cava o Champagne, una botella de hombros bajos, paredes gruesas y una orquedad en su base. Esto, como ya mencioné, permite resistir la presión del vino en el interior de la botella.

De España llega la Jerezana, de características similares a la Bordelesa. Generalmente utilizada para envasar jerez y manzanillas.

Por otra parte, las botellas de vino tienen distinta capacidad y según esta medida es su nombre. Aquí les dejo los nombres y capacidad de cada botella de vino que se puede encontrar en el mercado.

 

Nombres y capacidad de las botellas de vino

Benjamín: 18 centilitros
Tres octavos: 37 centilitros
Tres cuartos: 75 centilitros
Magnun: 1,5 litros
Jeroboam: 3 litros
Imperial: 4 litros
Rehoboam: 4,8 litros
Mathusalem: 6,4 litros
Salmanasar: 9,6 litros
Baltasar: 12,8 litros
Nabucodonosor: 16 litros
Salomón: 18 litros