Saltar al contenido
AmantesDeVinos

¿Con qué Cepas se Elabora el Vino rosado?

vino rosado

En el campo de las clasificaciones es muy sencillo distinguir, aún para aquellos que no tienen un mayor conocimiento sobre el mundo del vino, que a grandes rasgos los vinos tintos provienen de las uvas tintas y los vinos blancos de las uvas blancas. Aunque esto no es en profundidad tan estricto, ya que hay variaciones y combinaciones que contemplan distintos porcentajes de ambas, más precisamente en el caso de los tintos.

Ahora bien, en el caso del vino rosado, se abre un gran paréntesis de duda en cuanto a la cepa de su procedencia. A continuación les dejamos una breve explicación sobre su origen y elaboración. Ya que algunos, excepcionalmente, están elaborados a partir de uvas rosadas, y otros, surgen de la combinación de cepas tintas y blancas.

Dentro del mundo de las cepas, las rosadas poseen una característica que las distingue del resto. Al ser cepas de bajo contenido de antocianos en su hollejo, es decir, pigmentos de color, su producción se deriva principalmente a la realización de vinos con denominación de blancos o  rosados suaves. Es muy poco usual encontrar vinos elaborados sólo a base de cepas rosadas.

Dentro de sus variedades encontramos la Pinot Gris, la Gewürztraminer y la Canarí.

La Pinot Gris es originaria de Borgoña en Francia. La variedad es una mutación genética de la Pinot Noir, en Italia se la conoce como Grigio. Los vinos que se elaboran con esta variedad presentan un color que va desde dorados intensos a cobrizos con reflejos rosados. Por otra parte, la Gewürztraminer, también conocida como Traminer, debe su denominación a la Villa de Tramin o Termeno, la cual se sitúa en la región del valle del tirol en Italia. Su color es amarillo con reflejos dorados. Finalmente, la Canarí, su procedencia original es de Guyenne al sudoeste de Francia. Su color es rojo cereza.

Por otra parte, está el vino rosado que se elabora a partir de la mezcla de uvas tintas y blancas o por el contacto con su piel, para proceder posteriormente a su fermentación. Por lo tanto su coloración dependerá del tiempo de contacto con los hollejos, en función de esto su tono puede recorrer desde un rosado sueva hasta un tinto poco cargado de color. Otra variante son los denominados blus, aquellos vinos que presentan un color que se asemeja al cobrizo dentro de la tonalidad rosada.

Para la elaboración de los distintos vinos rosados se suelen utilizar variedades de cepas tintas, entre ellas,  Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y Garnacha.

Estos vinos son ideales para su consumo joven, se amalgaman muy bien con comidas frescas a base de pescados, quesos, mariscos y moluscos. Generalmente acompañan las entradas de comida y los postres.

Un poco de historia del Vino Rosado

Antiguamente la denominación “rosado” para los vinos no existía, hace aproximadamente unos 64 años dos bodegas españolas fueron las encargadas de brindarle a este estilo de vino su hoy famosa denominación “roseé” (rosado). Se trata de “Las Campanas” y de “Reneé Barbier”. En esa época habían ganado un amplio espacio en el mercado los vinos de tonalidad rosada, por lo que la demanda de un nombre que los identificara dentro de una variedad era imperante. Anteriormente se los clasificaba como clarete.

Por otra parte, como dato de color podemos decir que la variedad Canarí, ofrece testimonios de su presencia desde hace siglos, ya que ha sido nombrada en diversas obras de grandes autores como es el caso de la conocida obra Enrique IV de William Shakespeare, y también aparece nombrado en las memorias del mítico personaje Casanova.