Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Donde duerme el vino: Barricas

barricas de madera roble

Probablemente deben haber escuchado o leído en alguna etiqueta de vino que el mismo ha dormido o ha tenido guarda en barricas de roble o alguna referencia similar, esto hace referencia directa con el recipiente en donde se guarda el vino durante su proceso de elaboración, es decir, a su crianza.

Y dependiendo del material con que estén hechas las barricas se produce un vino de determinada calidad que denotará cierto aroma, cuerpo y sabor. Por este motivo la barrica en donde se aloja el vino hasta su posterior envasado se convierte en un elemento fundamental durante el proceso de producción.

Por este motivo, es un detalle que no hay que dejar pasar por alto al momento de elegir un vino para alguna ocasión, recuerden que deben leer la etiqueta en donde seguramente encontrarán la información relativa a esto.

Las barricas también suelen ser llamadas barriles, cubas o toneles, y dependiendo de su denominación presentan ciertas diferencias en cuanto a tamaño y material en que están construidas.

En el caso de las barricas, son amplios recipientes que están construidos en madera. Su capacidad puede albergar hasta 225 litros de vinoSu medida es de aproximadamente un metro de alto por 60 cms de ancho. Poseen flejes metálicos que sostienen las maderas y presentan grifos en el centro.

En ellas el vino se guarda por un período de hasta 24 meses. Entre las más utilizadas se encuentran las barricas realizadas en madera de Roble Francés y Roble Americano. Y su durabilidad ronda los cuarenta años.

Estas barricas suelen denominarse también Bordolesas y si bien las más utilizadas son las de una capacidad de 225 litros, existen otras de 190, 250, 300, 400, 500 y hasta de 650 litros.

Por otra parte, encontramos las botas, su diseño es similar al de los barriles sólo que tienen más flejes metálicos y las hay con una capacidad desde los 250 hasta los 1500 litros.

Asimismo, los barriles ovales son otra opción de guarda para el vino, son de un tamaño reducido, su capacidad oscila entre 1 y 16 litros, es común utilizarlos en casas de familia o en restaurantes, en este caso el proceso de embotellamiento del vino no se lleva a cabo.

Finalmente, están las cubas o tinos, éstos presentan una forma troncocónica y son los recipientes de mayor tamaño para guarda de vino, su capacidad puede albergar desde 1000 a 50.000 litros.

Ahora bien, otro detalle a tener en cuenta es qué es lo que le aporta al vino, en ese tiempo de guarda, la madera elegida para la barrica, de ahí la importancia de que la crianza se dé en una barrica de buena calidad.

Las barricas de roble francés son las de mayor calidad, este tipo de madera presenta una textura de un grano pequeño, esto permite que la interacción del vino con el oxígeno se dé muy lentamente, asimismo, por sus características le otorga al vino matices especiados y de vainilla.

Su valor es mayor que el de las de roble americano ya que sólo un pequeño porcentaje de la madera puede ser utilizada para su producción.

En el caso de las barricas de roble americano, poseen una textura de un grano más grande por lo que la interacción con el oxígeno es mayor, esto deviene en un proceso de evolución más rápido del vino.

Le otorgan al vino sabores y aromas más fuertes que la madera de roble francés y reminiscencias a coco.

Por lo tanto dependiendo del vino que vaya a producirse será la barrica elegida, según el tiempo que deba pasar por crianza y el sabor y el aroma que se quiera lograr.