Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Cómo elegir un vino en un restaurant

Probablemente sea uno de los temas que los ponga en un lugar incómodo a la hora de salir a cenar a algún restaurant, sobre todo si la salida incluye algún invitado especial a quien desean agasajar. En ese caso, es importante no dudar de lo que vayan a pedir ya que una mala elección de un vino puede denotar, aunque no sea así necesariamente, un mensaje equivocado.

Es importante tener en cuenta ciertos factores que los ayudarán a realizar la elección correcta, sin equívocos que los abochornen frente a quien los acompaña.

No es indispensable escoger un vino de alto valor debido a que no siempre calidad es igual a precio, y como en todo podemos encontrar un vino de excelente calidad a un precio razonable y que a la vez nos permita presentarnos bien ante quien estamos.

En cuanto a los detalles a tener en cuenta para lograr una excelente elección no deben dejar pasar por alto los referentes al tipo de comida que vayan a pedir, ya que si el vino no macera con la comida resultará errónea la mezcla de sabores.

Por este motivo, en primer lugar tienen que tener en cuenta la comida a elegir, y luego según esto procederán a optar por determinado vino. En líneas generales los vinos tintos maceran de maravillas con las carnes rojas que se acompañan con verduras o pastas, por su parte, los vinos blancos maceran con las comidas a base de mariscos, pescados, especialmente si son frutados y frescos.

Asimismo, el comodín estará dado por los vinos espumantes y los vinos rosados, ya que suelen macerar de manera casi precisa con comidas a base de todo tipo de ingredientes.

Pero también deben tomar en cuenta si al final de la cena tienen pensado beber algún vino para terminar la velada, en ese caso la opción que hagan de la carta de vinos se verá restringida por esa decisión.

Un segundo punto a tener en cuenta será acompañar cada plato con un tipo de vino distinto, es decir, un vino para la entrada que por la composición de la misma, generalmente puede ser un blanco o rosado, siguiendo por el plato principal cuya decisión será definida por la comida elegida, y para el final, el postre, pueden inclinarse por un vino espumante.

Siguiendo con los pasos que los conducirán a una excelente elección del vino, se encuentra la relativa al tamaño de la botella del vino. Para muchos descorchar una botella grande de vino resulta un desperdicio, ya que no se beberán todo el contenido, en la actualidad ese tema tiene solución con algunos vinos para los que las distintas bodegas han elaborado recipientes de diversos tamaños, más pequeños que la tradicional botella, así hay botellas de 187, 375 o 500 ml, esto permite degustar un vino de gran calidad y poder seguir acompañando el resto de la comida con otro vino. Por otra parte, esto les permite obtener cierto control al momento de beber.

Y, por último, un tema muy recurrente: ¿elegir el vino por la bodega o por el valor? .En esa ardua elección deben recurrir a un vino preferentemente de una bodega de la que tengan referencias, ya sean de su propia experiencia o de opiniones valorables como las de algún sommelier que la haya recomendado.

En cuanto al precio, deben tener en cuenta que en las cartas de los restaurantes los vinos poseen un recargo en su valor, por lo que lo ideal es elegir los vinos de un valor intermedio lo que les brindará el éxito seguro.

Con pocos detalles llegarán a una elección exitosa y a degustar un vino adecuado que les permitirá una salida correcta en un momento decisivo, recuerden: maceración, tamaño de la botella y referencias.