Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Consejos a tener en cuenta al momento de elegir un vino para una celebracion

como elegir un vino para una cena

A la hora de elegir un buen vino para una cena con amigos o en el caso de llevarlo como gesto para compartir en alguna celebración, surge el inconveniente de su elección. En especial si no entendemos mucho de la materia y nos encontramos frente a un desfile de marcas, tamaños, colores y precios que nos dejan perplejos.

Una de las consideraciones principales a tener en cuenta es que no es necesario pagar mucho para obtener buena calidad, si bien esto en algunas ocasiones va de la mano no siempre es la única manera de adquirir un buen producto. Ya que hay cuestiones de mercado, historia y demás aspectos relativos a la marca, su producción y venta que incrementan el precio. Por esto les digo que no deben acobardarse con los precios desorbitantes, porque siempre podemos encontrar productos de buena calidad y agasajar con muy buen gusto a nuestras amistades sin hacer grandes gastos.

Como seguramente todos saben hay vinos blancos, rosados y tintos. Pero a su vez dentro de esta primera selección por color podemos diferenciarlos en diversas variedades. Éstas van a depender de la forma de elaboración y de las variedades de uva y sus combinaciones durante el proceso.

Así nos encontramos con que el vino tinto puede ser Malbec, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Tempranillo, Merlot, Bonarda y Syrah, entre otras combinaciones y variedades. Por su parte, el vino blanco nos presenta Chardonnay, Torrontes, Sauvignon Blanc, Chenin Blanc y Semillón entre otras. Y finalmente el vino rosado que es el resultado de uvas tintas y uvas blancas por lo que su denominación será la combinación de algunas de las variedades anteriormente nombradas, así resulta por ejemplo Cabernet franc rosado o Merlot Rosé.

Asimismo, dependiendo del mayor o menor porcentaje de las distintas variedades de uva que contenga la bebida será la prioridad en su denominación. Por ejemplo si en la etiqueta encontramos Cavernet sauvignon-pinot noir, esto nos está indicando que el mayor porcentaje de uva proviene de la variedad que aparece en primer lugar, y en función de esto se delineará su sabor final. Asimismo, por ejemplo, si la etiqueta nos indica que el tempranillo ha sido macerado en roble significa que cambia su original sabor asemejándose a un Malbec. La etiqueta es un elemento clave que nos guiará en conocer el sabor, el cuerpo y el aroma del vino.

Las distintas variedades nos ofrecen un matiz de sabores. Podemos elegir la bebida en función de lo que vayamos a servir como plato principal, y en el caso de ser invitados la opción es más amplia y vamos a definirla en función de una pieza de un precio intermedio y optando entre los tintos.

A grandes rasgos se combinan carnes rojas y pastas con vino tinto, carnes blancas, pescados y mariscos con vino blanco, y el vino rosado con comidas elaboradas a base de verduras, pescados y arroz, también es muy habitual utilizarlo para acompañar los postres, sean estos pasteles, flanes o elaboraciones a base de bizcochuelo.Son ideales para la sobremesa y para las entradas a base de quesos y frutas. Más allá de esto existen diversas combinaciones que cruzan límites como el Merlot para acompañar pollo, pescado o cerdo y el Malbec para las carnes silvestres, entre otras.

Elegir el vino adecuado es un factor que hay que tener en cuenta para disfrutar la comida, una buena combinación logra un equilibrio que deleita el paladar al máximo y nos deja una sensación de placer y bienestar que enmarca un encuentro ameno. Es un pequeño detalle que resulta en grandes satisfacciones para los comensales.