Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Un detalle importante a la hora de degustar el vino: las copas

elegir la copa adecuada para cada vino

Cuando no se tiene mayor conocimiento sobre el mundo del vino se puede caer en el error de subestimar ciertos detalles a los que aquellos diestros en el tema le otorgan gran importancia.

Muchas veces se banalizan esos detalles y no se los toma en cuenta, generalmente por desconocimiento, pero cada mínimo cuidado es necesario para lograr degustar los sabores del vino de la manera adecuada, la manera en que debemos conservarlos antes de ser servidos, la manera en que se deben descorchar, servir y, por supuesto, el tipo de copa en la que corresponde ser degustados.

Las copas de vino y su elección según sea el vino que se va a servir es un detalle que no hay que dejar pasar por alto.

Esta información no sólo nos ayudará a armar la mesa de la manera adecuada sino también a saber qué tipo de copa se debe elegir al sentarse en una mesa donde hay más de una copa, muy usual en fiestas donde la mesa se presenta de manera completa con cada accesorio necesario para la comida y la bebida.

A continuación les brindaré cierta información que les ayudará a elegir las copas correctas según los vinos que se elijan para degustar en cada ocasión.

En primer lugar lo que hay que saber es por qué difieren las copas de vino de las de agua, ya que las de agua son bajas y con una apertura amplia en cambio las de vino son altas y con una apertura menor al diámetro central de la copa. Esta diferencia en su estructura se debe a que las copas de vino están diseñadas para retener los aromas, al presentar esa estructura posibilitan que los aromas se retengan y no se dispersen con facilidad.

Otra de las características de las copas de vino es la de poseer un tamaño mayor que las regulares, esto se debe a que es necesario que la copa nos permita agitar el vino dentro de la misma, de ese modo el vino se oxigena y libera los esteres que no son tan volátiles. Este detalle resulta muy importante ya que si no se agita no se podrá obtener el perfil completo del vino.

Por otra parte, según el vino sea blanco o tinto existen diferentes copas adecuadas para cada caso. En el caso del vino tinto las copas que deben elegir son las más grandes, que poseen una apertura de mayor tamaño, esto se debe a que el vino tinto posee un sabor y aroma más complejo. Por este motivo, es necesario servirlo en una copa con las características anteriormente nombradas, ya que la apertura grande permite mayor contacto del vino servido con el aire lo que le permite una mayor oxidación, esto genera mayor aroma al momento de degustarlo.

Por otra parte, las copas de vino blanco son más pequeñas en tamaño y también en su apertura. Esto se debe a que el vino blanco no requiere de tanta oxidación para encontrar sus aromas. Otra de las razones por las que las copas para vino blanco son más pequeñas, es para evitar calentar el vino, ya que, según el tamaño de la apertura de la copa conserva en mayor o menor medida su temperatura. En este caso no permite que el vino se caliente en exceso conservando su temperatura ideal.

Otro detalle de relevancia a la hora de elegir las copas de vino es que posean un pie con una altura mínima de  4 centímetros, esto nos permitirá tomar la copa sin agarrarla por su cuerpo lo que inevitablemente calentaría el vino y, asimismo, no nos permitiría apreciar el color del mismo.