Saltar al contenido
AmantesDeVinos

El Nebbiolo, un vino sofisticado y exótico por excelencia

La palabra exótico, puede ser definida como extraño, extravagante. Bajo esa perspectiva, y con la idea de permitirnos salir de lo común, presentamos uno de los varietales más exóticos que se fabrican en la actualidad. Al mismo tiempo, creemos que recaer en la fabricación de este tipo de vinos, fortalece el proceso productivo argentino y nos permitirá reconocer  a la vitivinicultura nacional en toda su diversidad.

La producción de vinos exóticos se da en el marco de un proceso de transformación de la forma en la que se concibe la industria. La misma ha ido mutando de un tiempo a esta parte y en la actualidad presenta características particulares.

Si bien este tipo de vinos no representan un porcentaje alto de la producción y el consumo de varietales, se muestran como verdaderas alternativas para aquellos amantes de vinos con fino paladar. Los varietales exóticos, alcanzan estándares de calidad insospechados y su exclusividad los hace aún más importantes.

Una de las bodegas más reconocidas y que se dedica a la producción de vinos exóticos, es Viña Alicia. Rodrigo Arizu es el máximo responsable de la entidad y se sabe que su apellido posee una vasta trayectoria para el mercado de vinos nacional e internacional. Su padre –por citar un ejemplo- fue el encargado de posicionar en el mercado a los conocidísimos vinos de elite Luigi Bosca.

Viña Alicia, está actualmente produciendo quizás uno de los vinos más exóticos del país, hablamos del sofisticado vino tinto Nebbiolo. El mismo, está siendo gestado a partir de tres uvas diferentes, todas ellas provenientes de Italia. Vale decir que la bodega, es una de las pocas en el mundo que se lanzó a fortalecer la producción del Nebbiolo. La exclusividad de este varietal es llamativa, si tenemos en cuenta que sólo se llegan a fabricar a lo largo del año unas 3.000 botellas.

Si bien el clima en Italia es diferente al de Argentina, la uva se adapta de forma saludable dada su versatilidad. La madurez alcanzada en el país es incluso mayor que la que se obtiene en los viñedos de donde la misma es originaria, lo que potencia aún más su calidad.

Se trata de un vino oscuro, de color intenso y poseedor de enorme cuerpo. Incluso, es susceptible de ser añejado hasta 10 años, lo cual le agrega equilibrio y calidad.

Sin dudas, los vinos exóticos no son ni por asomo los más producidos y su consumo –dada su exclusividad- no es representativo en términos económicos e industriales. Sin embargo, su importancia es crucial dado que diversifican la producción y apuntan a un mercado de consumidores más entrenados y, por supuesto, un tanto más exigente.