Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Tipos de corchos de vino

corchos de vinos

Aunque probablemente en una primera aproximación les parezca que  el corcho del vino así también como su elección sea un detalle menor, en realidad, es un punto importante a tener en cuenta a la hora de pensar en una buena conservación del vino.

Existen corchos de distintos materiales, muchos de ellos son sintéticos, pero el más indicado y original es el que se elabora con la madera del alcornoque, un árbol que es originario de Europa y de la zona noreste de África.

Éste es el denominado corcho natural, este tipo de corcho permite que el vino madure en la botella, existen diferentes tamaños, calidades y grados.

Asimismo, se encuentran corchos realizados con mezclas de materiales naturales y otros que son plenamente sintéticos.

Si bien la materia prima con que se realizan los distintos tipos de corchos es variada, en su mayoría gozan de una buena calidad y cierre hermético, lo que permite una buena conservación del vino.

Existen distintos tipos de corchos adecuados, según su elaboración, para vinos de distinta producción y guarda, a continuación les detallaré algunas de esas variedades de corchos que se utilizan según su eficacia y características para embotellar los distintos vinos.

Por una parte, encontramos los corchos elaborados especialmente para los vinos helados, éstos se producen con un diseño ideado para calzar a la perfección con la forma de las botellas de cuello angosto, características para el envasado de este tipo de vino.

Su calce ajustado es lo que colabora para que el corcho soporte los altos grados de azúcar que poseen los vinos de este estilo.

Asimismo, se presentan los corchos de disco doble, suelen denominarse corcho de tapa gemela o corcho uno más uno.

Este tipo de corcho está elaborado con discos de corcho laminados con corcho aglomerado y grano de corcho natural.

Esta mixtura de materiales en su producción hace posible que el corcho resultante presente cierta impermeabilidad que supera en algún grado a la del corcho natural, también lo hace más durable y, por otra parte, su costo es menor que la del corcho completamente natural.

El corcho de disco doble es uno de los más utilizados para el embotellamiento de vino que se exporta.

Otra de las opciones en corcho para el embotellamiento de vinos es el corcho natural poroso, este tipo de corcho también es denominado colmatado, éste se elabora de una manera que se logra mayor impermeabilidad, densidad y flexibilidad, rellenan sus poros naturales con resina y granos de corcho natural.

Al igual que el anteriormente nombrado su costo de producción es bajo y es muy utilizado por las empresas que embotellan grandes cantidades de vino para la venta.

Por otra parte, se encuentran los corchos aglomerados para vino, éstos están elaborados con granos de corchos naturales, es decir, la pulpa de éstos, mezclados con resina de polímero.

Posee como principal particularidad el no oxidarse con el paso del tiempo lo que le confiere la propiedad de durabilidad y, asimismo, resistencia, es muy común que se utilice para embotellar vino de producción casera.

Y finalmente, pero no por eso menos efectivos, están en el mercado con una amplia aceptación, los corchos sintéticos, éstos poseen una elaboración muy cuidada, se realizan con espuma sintética.

Su diseño está ideado para adaptarse con facilidad a la botella, su durabilidad es extensa y su cierre muy hermético protegiendo a los vinos de bacterias y manteniéndolos frescos por un largo tiempo.

Al momento de descorchar una botella de vino podemos tener en cuenta la calidad del corcho de ahora en más y mejorar nuestras futuras compras en cuanto a vino se refiere.