Saltar al contenido
AmantesDeVinos

¿Cuánto Tiempo Dura el Vino Después de Abierto?

Botella de Vino Abierta

¿Se Pone Feo al Dejar la Botella de Vino Abierta?

Respuesta: Depende del tipo y qué tan bien se almacena el vino. Los vinos generosos pueden durar hasta un mes, pero la mayoría de los vinos de mesa duran entre 3 y 5 días antes de “echarse a perder”.

No obstante, no te preocupes, el vino en mal estado es básicamente vinagre, por lo que no te hará daño. En este artículo te mostramos cuánto tiempo pueden llegar a durar una vez abiertos los diferentes tipos de vino.

¿Cuánto Dura una Botella de Vino Abierta?

Vino Espumoso

Puede durar de 1 a 3 días en la nevera, lógicamente cerrado con un tapón de vino espumoso.  Los vinos espumosos pierden su carbonatación rápidamente después de la apertura. Un método tradicional de vino espumoso, como el Cava o el Champagne, durará un poco más que un método de botella de vino espumoso como el Prosecco. Los vinos de método tradicional tienen más atmósferas de presión (más burbujas) cuando se embotellan, razón por la cual tienden a durar más tiempo.

Blanco Claro, Blanco Dulce y Vino Rosado

La duración puede variar entre, aproximadamente, 5 a 7 días en el refrigerador con su corcho. La mayoría de los vinos blancos y rosados ​​claros se podrán beber hasta por una semana cuando se guarden en el refrigerador. Notarás que el sabor cambiará sutilmente después del primer día, ya que el vino comienza a oxidarse. El carácter general del fruto del vino a menudo disminuirá, volviéndose menos vibrante.

Vino Blanco de Cuerpo Completo

Cuando hablamos de este tipo de vino, podemos estimar una duración aproximada de entre 3 a 5 días, almacenado en la nevera con su corcho. Los vinos blancos de cuerpo completo, como puede ser el Chardonnay y el Viognier, tienden a oxidarse más rápidamente porque vieron más oxígeno durante el proceso de maduración previo al embotellado. Asegúrese de mantenerlos siempre tapados y en la nevera. Si toma mucho de este tipo de vino, es una buena idea invertir en tapones de vacío.

Vino Tinto

Ahora, refiriéndonos al vino tino, estipulamos un tiempo de duración de entre 3 a 5 días en un lugar fresco y oscuro, y por supuesto, con un corcho que lo tape. Cuanto más taninos y acidez tenga el vino tinto, más tiempo durará después de abrirse. Por lo tanto, un rojo claro con muy poco tanino, como el Pinot Noir, no durará tanto como un rojo intenso como Petite Sirah. Algunos vinos, incluso mejorarán después del primer día abierto. Almacene los vinos tintos en una enfriadora o en un lugar fresco y oscuro después de abrirlos. Si no tiene una enfriadora, su refrigerador es mejor que dejar que el vino se asiente en una habitación a 21°C.

Vino Fortificado o Generoso

Para este tipo, podemos decir que, 28 días en un lugar fresco y oscuro, con un corcho  tapándolo, es el tiempo que podemos estipular para dejar una botella de vino abierta, y que se mantenga en condiciones de consumo normal. Los vinos generosos como el Oporto, Jerez y Marsala, tienen una vida útil muy larga debido a la adición de brandy. Si bien estos vinos se ven maravillosos exhibidos en un estante alto, perderán sus sabores vibrantes más rápidamente, debido a la exposición a la luz y al calor. Los únicos vinos que se mantendrán por muchísimo tiempo cuando estén abiertos, son el Madeira y el Marsala. Para que lo sepas, mientras más dulce sea el vino de postre, más tiempo durará. Aquí se aplican las mismas reglas basadas en la temperatura: lo mejor es mantenerlos almacenados en el refrigerador.

Por qué el Vino se “Pone Feo”?

La respuesta es sencilla. Los vinos almacenados después de la apertura pueden ser, feos o malos, de dos maneras principales. La primera forma es cuando las bacterias del ácido acético consumen el alcohol en el vino y lo metabolizan en ácido acético y acetaldehído. Esto hace que el vino tenga un fuerte olor a vinagre (suele decirse que está avinagrado). Además, el alcohol se puede oxidar, causando un sabor a magulladuras de frutas con nueces y, que roba al vino sabores frescos y afrutados. Estas son reacciones químicas, por lo que cuanto más baja sea la temperatura del vino, más lentamente ocurrirá este proceso.