Saltar al contenido
AmantesDeVinos

Barricas: un importante ingrediente

Se sabe que el vino pasa por un proceso de crianza en el que reposa en barricas de madera. Éstas están hechas en roble, ya sea americano o francés.

Pero ¿por qué es importante en qué tipo de barricas se produce la crianza del vino? . La crianza en barricas comenzó a arraigarse a mediados del siglo XX, anteriormente se utilizaban las barricas para transportar el vino.
El roble se podría considerar un ingrediente más del vino debido a que le aporta  sabores y aromas. Según el tostado de la madera brinda sabor a chocolate, vainilla, ahumado, coco, caramelo o café.

 

Barricas: un importante ingrediente

Asimismo, la textura interna de la barrica le brinda taninos. Éstos pasan por un proceso de micro oxigenación que determina un vino más sedoso y longevo. Por este motivo los mejores vinos se crían en roble para lograr mayor longevidad.

La madera también le otorga al vino color, debido a los taninos que le brinda, si la madera está sin tostar el color será aún más fuerte. Otro aspecto es el dulzor, si la madera no es tostada  el dulzor del vino aumentará.
Asimismo, la madera le brinda al vino cuerpo y estructura, según el tipo de madera y su origen se conseguirán aromas, sabores y cuerpo distintos.

En líneas generales podemos decir que el roble francés otorga al vino un gran porcentaje de taninos y notas de frutos secos, especias, miel, tabaco  y  bálsamos. Por su parte, el roble americano brinda menor porcentaje de taninos,  notas de vainilla, coco, café, cacao y cierto sabor dulzón.

Según el lugar de origen de los robles los porcentajes de taninos que otorgarán y las notas difieren. Otro factor que influye es el curado por el que pasa la madera para convertirse en barrica.

El tostado es otro proceso que determinará la riqueza de la madera, dependiendo del tiempo e intensidad. Un tostado ligero determinará notas de vainilla y de coco. Un tostado medio resultará en notas más complejas de ahumado, vainilla y chocolate. Y un tostado fuerte tendrá un efecto que disminuirá las notas de especias y resaltará las ahumadas.

Por otra parte, las barricas que se utilicen para la crianza del vino pueden ser usadas, nuevas o viejas. Y en el caso de las primeras se distingue entre usadas una vez, dos y demás veces. Cuando se habla de barricas viejas se refiere a barricas de unos 80 años aproximadamente.

Cómo podemos averiguar si un vino fue criado en roble americano o francés, esos datos se encuentran en la etiqueta del vino. Bastará con leer la etiqueta para obtener la información  que buscamos y una referencia mayor sobre el sabor y aroma del vino que yace en la botella.

Podemos determinar que el tipo de barrica utilizada para la crianza es importante, ya que le otorgará sabores, aromas y cuerpo específicos al vino.

Por este motivo, podemos considerar a las barricas como otro ingrediente en la elaboración del vino. Ya que todo lo que del interior de ellas se desprende produce en el vino variaciones que lo definirán.