La primera botella de vino inteligente, un lujo para enófilos

La primera botella de vino inteligente, un lujo para enófilos

La primera botella de vino inteligente, un lujo para enófilos

La primera botella de vino inteligente, un lujo para enófilos. Aprender de vinos.

 

Los vinos son considerados por muchos un arte, donde se combina lo artesanal del proceso de elaboración – aún industrializado sigue dependiendo en buena medida de la mano del hombre –, con la sapiencia de conocer de variedades, estacionamientos, bouquets, catas, y demás Un mundo fascinante que se volverá menos misterioso para los recién iniciados gracias a la primera botella inteligente de vino.

Este particular dispositivo no sólo almacena el producto, sino que es capaz de otorgar al usuario toda clase de información en su pantalla LED, al tiempo que logra conservar el sabor y las propiedades del vino aún hasta 30 días después de abierta.

Kuvée es el nombre de esta botella inteligente hueca que en lugar de etiqueta lleva una pantalla LED, que le ofrece al consumidor información del vino que contiene, como por ejemplo su perfil de sabor y hasta la cantidad que aún queda en la botella.

La botella tiene conexión WiFi, que permite que desde la propia empresa se actualice esa información, facilitando además al consumidor realizar nuevos pedidos e incluso conocer otros vinos relacionados al que está disfrutando – por ejemplo, otros varietales u otros productos de la misma bodega.

Esta botella tan particular se diferencia de las comunes no sólo por contar con esta tecnología, sino también por su mayor tamaño (superior a una botella estándar de 750ml), y además es hueca. Es que es una botella recargable, que en la parte inferior tiene un compartimento donde introducir la recarga, unas particulares botellas de color blanco metalizado que vende la misma compañía y que llevan en su interior vinos de distintas marcas. Basta apretar un simple botón de la botella inteligente para iniciar la recarga.

Esta botella inteligente de vino tiene un coste de 200 dólares, y cada una de las recargas puede ir desde los 15 a los 50 dólares, siendo enviadas por la empresa a la casa del consumidor. A diferencia de las botellas de vidrio tradicionales, estas botellas pueden conservar un sabor óptimo durante 30 días tras ser abiertas, con lo que los que disfrutan de un buen vino ya no necesitarán beberlo todo de una vez, sino que podrán saborearlo poco a poco cuando gusten, durante ese período. Esta botella llegará al mercado de Estados Unidos en el mes de octubre.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*