Biotecnología en vinos: vinos con menos etanol

Desde hace un tiempo se está incursionado en el mundo en la elaboración de vinos con un ingrediente extra. Este ingrediente permite elaborar vinos con una graduación alcohólica menor a la acostumbrada.

¿Qué es lo que ha llevado a las distintas bodegas a elaborar vinos con menor graduación alcohólica?. La respuesta es la creciente demanda por parte de consumidores de vino a nivel mundial, de vinos más ligeros con menor porcentaje de etanol.

 

Biotecnología en vinos: vinos con menos etanol

Asimismo, el país ha presentado una fuerte campaña que aconseja la disminución del consumo de alcohol por cuestiones de salud y seguridad, todo esto ha contribuido en buscar soluciones para que el mercado del vino no pierda su terreno.

Todo indica un mercado que en esta etapa beneficia a los vinos de menor graduación alcohólica, y si bien existen métodos de viticultura capaces de reducir el alcohol en los vinos, la opción de elaborarlos mediante la práctica de la microbiología, es sumamente accesible debido a sus bajos costos y su simple implementación.

De esta manera se busca elaborar vinos que contengan un nuevo ingrediente, levadura genéticamente modificada, ingrediente que reducirá el nivel de etanol de los vinos.

Para lograr esto Iván Francisco Ciklic de la Corporación Vitivinícola Argentina y Raúl Andrés Cuello del INTA, aplicaron la biotecnología a la enología estudiando la aplicación de levaduras genéticamente modificadas para la elaboración de vinos.

De esta manera proyectan poder elaborar una levadura mutante que permita conservar la calidad del vino a la vez que disminuya el grado de alcohol.

En el laboratorio experimentaron con el gen PDC2 de la levadura Saccharomyces cerevisiae, usualmente utilizada en la fermentación de vinos. Se produjeron distintas muestras, unas elaboradas de la manera convencional otras con la levadura genéticamente modificada, que resultó presentar menor porcentaje de etanol.

El Saccharomyces cerevisiae con que los expertos trabajan es uno de los organismos más estudiados en la biotecnología, lo que facilita poder experimentar con él.

Las muestras elaboradas con la levadura modificada presentaron un 7% menos en cuanto a composición de etanol, lo que equivale a 1° alcohólico menos en un vino que puede llegar al 15% de composición de alcohol.

Los expertos están en un proceso arduo de trabajo con el fin de lograr los objetivos pautados, la elaboración de un vino más ligero, con menos graduación alcohólica que mantenga la calidad habitual.

Aunque, es probable creer en una primera mirada, que la aplicación de la biotecnología a la enología es algo reciente, lo cierto es que esta práctica es antigua y ha acompañado la elaboración de vino desde casi sus inicios. Ya que desde un primer momento se experimentó con la aplicación de diversos métodos que modificaban el resultado final del vino.

Seguramente, muchos no serán partidarios de este cambio, ya que suena a quitarle la esencia a la bebida más antigua del mundo, pero quizás sea interesante comprobar la calidad de los vinos elaborados con levadura y evaluar las diferencias.

Como con todo lo nuevo, lo mejor es esperar y evaluar, luego de una adecuada degustación, nuestras propias conclusiones. Probablemente, se encuentren adeptos para cada opción.